El cambio organizacional como una actividad casual episódica

La palabra cambio significa en sí, “dejar de hacer una cosa para hacer otra”, más “en el caso de las organizaciones, el cambio no significa lo mismo para los empleados que para los directivos o para los clientes externos o los proveedores. Mientras que para estos dos últimos un cambio puede ser una nueva posibilidad de mejor servicio hacia y para la organización, para los directivos puede ser una nueva opción para reinventar la organización y para los empleados, en el más sarcástico de los casos, puede ser considerado como una simple molestia más”[1]

Los cambios dentro de una organización tomados de forma episódica reflejan la tradicional forma de administración, el perfil de gerente en donde él supone que su alrededor es un plano constante, dónde la competencia innova poco, donde el consumidor exige y vuelve a un estado, y donde su equipo de trabajo mantiene “casi” de por vida las mismas aspiraciones.

La manera en que se comporta la economía nunca ha sido constante a lo largo del tiempo, muchos empresarios tuvieron su oportunidad en cada guerra y hasta después de las mismas; por ejemplo Henry Ford y su compañía del metal con los aviones, que luego de fabricar 200 cerraron la fábrica, sin embargo su industria destacada fueron los autos y en los años 20 se dedicó a fundar plantas en Australia, Francia e India y para la crisis de 1929 él ya tenía distribuidores en todos los continentes.   Otro ejemplo es Hugo Boss quien salvó su fábrica de la bancarrota con los uniformes del Partido Nacional Socialista; y más allá de lo que estos dos empresarios hayan sido acusados, cierto o no, antisemitas o no, supieron aprovechar las guerras y las crisis económicas para salir triunfantes.

Dudo mucho que las grandes compañías vean los cambios organizacionales como simples episodios para llegar a un mismo estado inicial.  Aquellas que han perdurado en el tiempo siempre han tenido constantes cambios para darle siempre algo mejor al cliente.  Empresas como Coca-Cola jamás han cambiado el sabor de su producto principal, el esquema de distribución en Colombia es básicamente el mismo, su innovación y respuesta frente a la competencia va en empaque, campañas publicitarias, presencia visual de marca.

“El desarrollo organizacional es un proceso planificado del cambio en la cultura de una empresa…”[2] por tanto es imprescindible para la evolución de la compañía.  Si aún continuáramos con el modelo del cambio episódico el desarrollo empresarial no estaría acorde con el pensamiento generacional del momento, la era del conocimiento y desarrollo del pensamiento. 

Documento de referencia:

PUNTO CONTRAPUNTO EL CAMBIO EPISODICO 6.5

Asignatura: Organización de Empresas y Dirección de RRHH

Máster Universitario en Creación y Dirección de Empresas

Universidad Antonio de Nebrija, España 2013.


[1] (Pariente, 2010, pág. 3)

[2] (Thomas G., 2007)

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.