¿El contador debe ser más proactivo?

Ante las diferentes agresiones  que ha sufrido la profesión de la contaduría pública en Colombia desde diferentes ángulos, la reacción del contador público ha brillado por su opacidad, ha sido una reacción tímida y en algunos casos simplemente no ha existido reacción.

En la contaduría pública no hay gremios realmente fuertes. Están dispersos y divididos e incluso enfrentados entre sí. No hay coordinación para actuar  unidos, y ni siquiera se actúa individualmente, por lo que la contaduría pública pasa desapercibida en la vida pública que gira en torno a ella. No se participa en las decisiones que afectan la profesión.

Parecer ser que la poca o nula participación del contador público como individuo o como gremio, es algo característico de la idiosincrasia de esta profesión. Pareciera que el contador público no es deliberante, no debate, no participa, no se cuestiona, y prueba de ello es que muy pocos han incursionado en la vida pública, parece que se sienten más cómodos en el cuarto de atrás de la empresa en la que trabajan.

Por ejemplo, si miramos las estadísticas en Gerencie.com, encontramos que los debates que se forman alrededor de los editoriales que publicamos son dominados por profesionales diferentes al contador público. Los que más participan son abogados, economistas, administradores de empresas, y eso que Gerencie.com es un blog dirigido principalmente a contadores públicos, pero existe renuencia de estos a participar en cualquier debate. Hay indiferencia sobre todo lo que afecta la profesión, y es algo que no sucede solo en este Blog, sucede en todos los medios, en las universidades, en las empresas y hasta en las reuniones sociales en que participan contadores públicos. Pero si es que hasta uno de los principales teóricos contables (Richard Mattessich) no es contador.

Esa apatía del contador público por lo que afecta a su profesión, en parte puede ser la responsable de los problemas que la profesión afronta hoy en día, como que otros tomen decisiones que deberían ser tomadas por los propios contadores, que no se les tenga en cuenta para definir políticas públicas en donde se supone que la contaduría pública debería realizar los principales aportes, etc.

Hay que ser proactivo para que el la contaduría pública pueda contribuir al desarrollo de su propia profesión, pues nadie más lo hará y la contaduría pública seguirá siendo relegada de las decisiones importantes que la afectan. Tal  vez ni siquiera es que el gobierno quiera hacer a un lado a la profesión en la definición de políticas contables, fiscales y financieras, es que los contadores públicos no gritan ¡oye, mira que estoy aquí!

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.