El contrato Catering

La reforma tributaria (Ley 1607 de 2012) creó el impuesto nacional al consumo, gravando con esta tributo al servicio de restaurantes y bares. Sin embargo en el artículo 78 ibídem aclara que los servicios de alimentación institucional  o alimentación a empresas, prestado bajo  contrato (catering) estarán excluidos al impuesto al consumo. Pero  el parágrafo del nuevo artículo 426 del estatuto tributario, aclara que se someterán a la tarifa general del impuesto a las ventas.

Pero ¿Qué es el catering?, A manera general el diccionario de la real academia española define el catering  como el Servicio de suministro de comidas y bebidas a aviones, trenes, colegios, etc. En España por ejemplo,  se  establece la noción de contrato catering  como: el suministro de comidas a colectividades (empresa, hospitales o colegios), cuando se desplaza personal a las instalaciones del cliente donde se confeccionan y se sirven las comidas, adicionalmente que esta alimentación sea consumida en el domicilio del cliente, y que para ello se utilicen materiales aportados por el contratista (vajillas, cubiertos, cristales, etc.) e inclusive se extiende a los servicios de limpieza y lavandería. En  argentina se considera contrato catering  servicios de comida brindados en los comedores de las empresas que contratan, destinados para uso exclusivo de su personal, tanto dependiente como no dependiente, está, en ultimas es la definición más ajustada a lo se estableció como catering en Colombia. 

Sin embargo el paso 24 de abril, el gobierno nacional expidió el decreto 803 de 2013 y en el artículo segundo reglamentó lo que se debe entender como contrato de catering:

Articulo 2.- Servicios de alimentación prestados bajo contrato catering excluidos del impuesto nacional al consumo y gravados con el impuesto sobre las ventas. De conformidad con lo previsto en el parágrafo del artículo 426 del Estatuto Tributario,  y en el parágrafo del artículo 512-8 del mismo Estatuto, los servicios de alimentación institucional o alimentación a empresas, prestados bajo contrato catering, entendido éste como el suministro de comidas o bebidas preparadas para los empleados de la empresa contratante, se encuentran excluidos del impuesto nacional al consumo y gravados con el impuesto sobre las ventas a la tarifa general.

Como se puede observar, el decreto limito la filosofía del contrato catering tan solo al suministro de comidas y bebidas preparadas para los EMPLEADOS  de la empresa contratante.   Así entonces las demás denominaciones de contrato catering, como podría ser los contratos de suministros de comidas y bebidas de funerarias, transportadores aéreos o terrestres, no quedan gravados a la tarifa general de IVA, pero serán cobijados por el impuesto nacional al consumo. Este último, de paso sea  decirlo, es un mal duplicado del excice tax de Estados Unidos.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.