El empresario debería ser libre para despedir a un trabajador, aunque sea pagando por ello

En este espacio, por lo general, abordamos el derecho laboral desde la perspectiva del trabajador dejando de lado la perspectiva del empresario, que a veces tiene razones que pueden ser válidas, como en los casos en que no quiere seguir contratando a un trabajador pero que la ley le hace difícil prescindir de él.

Para muchos empresarios es una frustración cuando la ley o un juez les obliga a tener contratado o incluso a reincorporar a un trabajador que no desea tener en su empresa por la razón que sea. Ello puede afectar considerablemente el rendimiento y productividad de la empresa.

Ya está bien que la ley haya considerado la indemnización por despido injustificado, y con ello debería ser suficiente para que el empresario pueda organizar su equipo de trabajo según su criterio.

Con seguridad cualquier persona sabe lo difícil que es trabajar con alguien que no marcha bien, ya sea por ser negligente, conflictivo, egoísta,  pendenciero, incompetente, “conchudo” o cualquier otra cualidad que convierte en mal día cualquier buen día, aunque esa cualidad o comportamiento  no de para que se configure una justa causa para despedirlo. Quien lo ha tenido que sufrir lo comprende plenamente.

Si eso es para los compañeros de trabajo ¿Cómo ha de ser para el empresario que en muchas ocasiones debe hacer magia  para pagar su sueldo?

En una gran empresa el problema es de más fácil manejo, pero no si se trata de una empresa pequeña con unos pocos empleados. Un mal elemento es suficiente para convertir el ambiente laboral en una experiencia diaria difícil de sobrellevar y ello puede tener un enorme efecto en la competitividad de la empresa, e incluso en el ánimo del empresario que ante la frustración descuida incluso la gestión de su empresa.

De tal manera que la ley y los jueces deberían dejar en absoluta libertad al empleador para que prescinda de quien no quiere tener a su lado, eso sí, pagando lo que ordena la ley.

Pero en muchos casos despedir a un trabajador suele ser difícil, y más si ese trabajador es conflictivo, puesto que hará lo necesario para complicar su despido; es su especialidad. Hay unos que así se les haya pagado la indemnización a que haya lugar, e incluso más,  demandan su reintegro cuando ha quedado más que claro que no lo quieren tener allí.

Es cierto que el empresario debe cumplir una labor social, pero no hasta el punto de tener que llevar en sus hombros una carga que pesa e incomoda mucho. Igual, si se despide a un trabajador por no ajustarse a las condiciones de la empresa, se contratará otro para remplazarlo, de modo que el efecto social será neutro.

Por último, es preciso resaltar que una cosa muy distinta es mantener contratado a un trabajador que deliberadamente no hace las cosas bien, a mantener a un trabajador que trabaja bien, se esfuerza pero no logra un máximo rendimiento debido a que tiene algún impedimento como algún nivel de incapacidad, o una mujer en estado de embarazo, etc., casos en los cuales sí debe existir solidaridad y humanidad por parte del empresario.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

Una opinión
  1. carlos rocha dice:

    pero no hablamos de los despidos injusto por daño psicológicos de los empresarios.Nota en Colombia ninguna multinacional se a ido a banca rota como no lo asen creer los medios y nos tiran a la calle y no pasa nada y las autoridades se asen los de la vista gorda y no pasa nada cuando hecha sindicalista sin causa justa cuando echan a un trabajador que reclama sus derechos y a un mas cuando reclama sobre su nomina o el subsidio de transporte que se lo paqueen completo por que el sr que iso esta nota sr de gerencia no hablan sobre este tema a ver si no se les viene el gobierno pa encima

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.