Inicio » Economía y finanzas. » (13 / 06 / 2010 )

El endeudamiento excesivo del estado impide hacer frente a una recesión

El endeudamiento excesivo del estado impide que se pueda hacer frente adecuadamente a una recesión o depresión económica.

Una de las herramientas que tiene el estado para enfrentar una recesión económica, es el gasto público en infraestructura o incluso en subvenciones a ciertos sectores de la economía, gasto que está limitado si el endeudamiento del estado es elevado.

En tiempos de crisis los ingresos del estado provenientes del pago de impuestos, naturalmente que se ven disminuidos por la disminución del consumo, de modo que la única forma posible de inyectar recursos a la economía para tratar de dinamizarla, es mediante la emisión de deuda pública.

Pero esta opción no es muy viable cuando el país tiene un elevado endeudamiento como suele suceder a los países latinoamericanos, y aunque sorprenda, como le pasa hoy en día a los Estados unidos.

En primer lugar, tratar de incentivar la economía con dinero prestado, es de por sí una medida poco recomendable y además desesperada, y si el país ya tiene un índice elevado de endeudamiento, conseguir dinero prestado es aún más difícil e inconveniente.

Para que un país con alto endeudamiento logre colocar más deuda pública, tiene que pagar unos rendimientos más elevados para compensar el riesgo que se supone corre un inversionista al confiar en un país que debe más de lo que puede pagar, por lo que este tipo de recursos salen extremadamente costosos.

Ahora, una economía en recesión exige que el sector privado invierta también para tratar de reactivar la economía, lo cual supone una exigencia importante de recursos, y si el estado sale a buscar dinero prestado, entra a competir con las empresas por un dinero escaso y costoso, competencia que lo hace más escaso y costoso. Cuando tanto la empresa privada como el estado salen a buscar dinero prestado, el panorama que luce no es el más alentador.

La dificultad para conseguir dinero y el costo el costo de este, hacen que un país con demasiada deuda no cuente con las herramientas ni la solvencia necesaria para enfrentar adecuadamente una recesión económica.

Lamentablemente nuestros gobiernos no se preocupan de estas situaciones cuando sin necesidad se endeudan frenéticamente, y lo que es peor, dilapidan los recursos que consiguen prestados, de modo que al final lo único que queda es una gran deuda y nada productivo.

Opinar o comentar (Recuerda que somos de Colombia)

Comentarios cerrados temporalmente