El equilibrio entre la ética del contador y los intereses de su cliente

Inicio » Contabilidad. » (13 / 06 / 2010 )

En el desarrollo profesional del contador público, debe existir un delicado equilibrio entre su ética y los intereses de sus clientes.

El contador es por lo general el llamado a velar por que el cliente cumpla con la ley tanto en materia comercial, laboral y tributaria, pero cuando el cumplimiento de esa ley implica salida de dinero para el cliente, este exige a su contador o asesor que le disminuya ese costo.

Aquí es donde el contador debe lograr un equilibrio adecuado de manera tal que el cliente siente que sus cosos derivados de aspectos legales son adecuados, y que el cumplimiento de la ley sea suficiente para evitar investigaciones y sanciones al cliente o incluso al mismo contador.

Sin duda que si el cumplimiento de la ley se hace de una forma muy ortodoxa, el cliente tendrá que pagar mucho por ello, pero si el cumplimiento de la ley es muy flexible, el cliente se expone a investigaciones y fuertes sanciones.

Es por ello que el contador o asesor debe ser un profundo conocedor de la norma de tal manera que pueda cumplirla sin que por ello cliente deba incurrir en costos evitables sin riesgos.

La ley, por su redacción u objetivos, ofrece muchas posibilidades para interpretarla y aplicarla de manera tal que se beneficie el cliente sin que se incumpla la ley a tal punto de exponerse a una grave sanción.

Hay que hacer una valoración justa de cada caso, de cada ley aplicable a la situación del cliente.

Ello implica conocer la ley muy bien, y además conocer a fondo los procedimientos de su aplicación, las políticas, estrategias y procedimientos de quienes tienen la función de verificar el cumplimiento de la ley. Se logra mucho con ello.

No se trata de desconocer la ley, pero tampoco se trata de aplicarla a ojo cerrado, puesto que el cliente sentirá que no tiene objeto contratar a un contador o a un asesor si con ello no logra una diminución de sus erogaciones derivadas de aspectos legales.

Queda claro eso sí, que el contador público, por su investidura no puede recomendar o patrocinar el incumplimiento flagrante de la ley, pues esto va en contra de las funciones y el compromiso que el contador público tiene frente a la sociedad.

El contador o cualquier asesor, puede sugerir o recomendar estrategias y planes para cumplir la ley de la forma más económica, pero no sugerir incumplirla.

Material para complementar

Recomiéndanos en

Google+ Facebook Twitter

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.