Inicio » Impuestos. Por » (27 / 06 / 2013 )

El impuesto de registro en la reforma tributaria II

En la anterior entrega hablamos sobre dos aspectos específicos del impuesto de registro  modificado por el artículo  187 de la reforma tributaria (ley 1607 de 2012)

i) la inclusión de la prima en colocación de acciones como base gravable del impuesto y ii) la eliminación del doble gravamen en la cámara de comercio y  en la oficina de instrumentos públicos, siendo esta última donde se generará el impuesto de registro.

Ahora hablaremos del último inciso del artículo 187 de la reforma tributaria, el cual establece:

“Artículo 187. Impuesto de Registro. Modifíquese el artículo 229 de la Ley 223 de 1995, el cual quedará así:..

...Cuando el acto, contrato o negocio jurídico se refiera a bienes inmuebles, el valor no podrá ser inferior al del avalúo catastral, el autoavalúo, el valor del remate o de la adjudicación, según el caso. Para efectos de la liquidación y pago del impuesto de registro, se considerarán actos sin cuantía las fusiones, escisiones, transformaciones de sociedades y consolidación de sucursales de sociedades extranjeras; siempre que no impliquen aumentos de capital ni cesión de cuotas o partes de interés. (Subrayado propio)”

 

Esta adición normativa  no  dejo del todo claro su objetivo. Pues si solo se mencionan las cuotas o partes de intereses social ¿Qué sucede con las fusiones, escisiones, transformación de sociedad  y consolidación de sociedades extranjeras cuyo capital este representado en acciones?

Entre otras ¿a qué se refiere la expresión consolidación de sucursales o sociedades extranjeras? Pues, si se trata de su constitución necesariamente estaríamos hablando de un acto con cuantía. Y si se tratase de un aumento de capital, tampoco se podría configurar pues se estaría hablando de un nuevo ente jurídico  que no existía anteriormente, por lo que no habría capital a aumentar.

Si la norma lo que buscaba era circunscribir con el impuesto de registro los procesos de restructuración empresarial que no cumpliesen con lo expuesto en el artículo 98 de la ley 1607, tampoco se tendría claridad, pues dicho acto sería considerado como enajenación de acciones, cuotas o participaciones  y dejarían de ser actos sin cuantía  al momento del registro pues se tomaría el valor de la enajenación

Lo cierto es que dicho inciso contrario a dilucidar la situación, la complica, pues nos deja una incertidumbre mayor que debe ser resuelta cuando menos por la vía reglamentaria o residualmente vía doctrina.[1]


[1] Basado en Reforma tributaria ley 1607 de 2012 reflexiones desde la perspectiva empresarial y académica

Temas relacionados

Opinar o comentar (Recuerda que somos de Colombia)

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.