El límite de la exención del 25%

El numeral 10 del artículo 206 del estatuto tributario estipula una renta exenta del 25% sobre los pagos laborales. Sin olvidarnos, de la reforma tributaria que  señaló que dicho beneficio se extiende a las demás personas naturales que pertenezcan a la categoría de empleados.

Ahora bien, el artículo señala que dicha renta exenta tiene un límite máximo de 240 UVT, limite que entre otras cosas, fue aclarado o modificado en su método de cálculo, pues ya opera una vez detraído los demás factores de disminución de la base gravable como son los ingresos no constitutivos de renta ni ganancia ocasional, las deducciones y las demás rentas exentas diferentes a la del numeral 10 del artículo 206 del estatuto tributario.

No obstante, ¿el límite de las 240 UVT aplica para todos los pagos o solo respecto de los que tienen una vocación de mensualidad?

Al respecto, la DIAN mediante concepto 76716 de 2005 señaló lo siguiente:

“De lo anterior se infiere que la limitante contenida en el numeral 10 del artículo 206 del Estatuto Tributario no está referida únicamente a los pagos laborales mensuales, sino que, para el efecto, basta con que los pagos tengan vocación de mensualidad, como ocurre con la prima legal, las vacaciones y las bonificaciones ocasionales. Respecto de dichos conceptos se aplica igualmente el 25% como renta exenta, siempre y cuando el monto que resulte de calcular este porcentaje no sobrepase el límite de los $4.539.000 (valor año 2005) en el mes en que se paguen. Es necesario anotar que los pagos laborales por concepto de vacaciones y primas (ocasionales o periódicas) no tienen un tratamiento especial en el artículo 206 del Estatuto Tributario, que permita inferir que el 25% exento del valor total de los mismos no está sujeto a la limitante mensual, de que trata el numeral 10, ibídem.

En estas condiciones, si se trata de pagos que no se efectúan mensualmente, pero que tienen un componente mensual o de reconocimiento dentro de la relación laboral (sean estos regulares, ocasionales o extraordinarios), los mismos tienen todas las limitantes del numeral 10 del artículo 206 del Estatuto Tributario.

Situación diferente se presenta respecto de las indemnizaciones por retiro definitivo del trabajador, ya que estas, si bien tienen como referente para su cuantificación los factores salariales en un lapso determinado, no corresponden, en estricto sentido, al reconocimiento de un pago laboral mensual ni a un pago que tenga esa vocación- En efecto, las indemnizaciones o bonificaciones por retiro tienen por objeto compensar de alguna manera al trabajador por la cesación del vínculo laboral y retribuir su dedicación a la empresa por todo el tiempo en que estuvo vigente el contrato que es objeto de terminación. Por lo tanto, estas indemnizaciones o bonificaciones por retiro definitivo de los trabajadores gozan de la exención del 25% consagrada en el numeral 10 del artículo 206 del Estatuto Tributario, sin tener en cuenta el límite mensual contemplado en la norma.

Obsérvese como la DIAN no se atiene al tenor explícito de la norma, sino que apela a la “vocación”  de mensualidad de los pagos, que hace que una bonificación ocasional si este limitada a las 240 UVT, mientras que la bonificación por retiro definitivo no tenga dicho límite.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.