El Lobo de Wall Street, una película que todo inversionista en bolsa debería ver

En Colombia está próximo el estreno de la película El Lobo de Wall Street, y como su nombre lo indica, es una película que se mueve en el mundo de la bolsa, de los mercados financieros, y por ese sólo hecho es suficiente para que toda persona que se platee invertir en bolsa deba verla, y además está basada en una historia real.

Esta película se basa en un libro  autobiográfico (titulado precisamente El lobo de Wall Street y que se puede conseguir en español) de Jordan R. Belfort, un corredor de bolsa que tuvo un gran éxito pero que luego se vio envuelto en un proceso penal por fraude por su participación en la manipulación de valores que lo llevó a estar preso durante 22 meses.

Esta película muestra sin censura la vida de un broker o corredor de bolsa. Se aprecia lo que debe hacer para conseguir llegar a la cima. Se evidencia que como corredor de bolsa hay que vender lo que sea a quien sea de la forma que sea para ganar comisiones. Los ingresos del corredor de bolsa son las comisiones por sus operaciones, ya sea de compra o venta, y no importa si la operación resulta en un éxito para su cliente (inversionista) o en un fracaso, la comisión se  cobra. Hay que ganar comisiones sin remordimientos.

Esa particularidad hace que muchos corredores e inclusos firmas y bancos de inversión se sientan tentados a manipular el mercado con el fin de lograr máximos beneficios sin importar que sus clientes se arruinen, o que un país entero se arruine, y los más codiciosos no tienen la precaución de hacer las cosas adecuadamente para no terminar envueltos en un proceso penal como es el caso del protagonista de la película.

En la película se muestra la razón por la que el corredor de bolsa es tan ambicioso. La bolsa es un lugar donde se puede ganar mucho dinero como corredor y ello permite acceder a lujos y excesos de todo tipo, fuera del alcance de la mayoría de los que invierten allí. Dinero fácil y rápido dan rienda suelta a las peores condiciones humanas imaginables.

Esta película deja claro que el corredor de bolsa no es amigo del inversionista, como no lo es el banquero. Ellos van por lo suyo a como dé lugar, de modo que el pensionista, el pequeño o mediano ahorrador que pretenda invertir su pequeño capital en una bolsa de valores, la va a tener difícil, pues deberá pasar por las manos  de personajes como el de la película.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.