El riesgo laboral de albergar amigos y familiares en la casa

En nuestra sociedad, es común tenderle la mano a un familiar o un amigo que se encuentra en dificultades y albergarlo en nuestra casa, decisión que no pocas veces ha causado serios problemas laborales a los altruistas anfitriones.

Por ejemplo, no son pocos los casos en que una persona acordó con su hermano darle albergue a su hija [la sobrina del anfitrión], para que esta pudiera estudiar, y a cambio, la sobrina le ayudaría en los oficios de la casa como compensación por el albergue y la alimentación recibida. Pero luego la sobrina resulta demandando a su tío para que el pague sueldo, prestaciones y demás derechos  que tiene un empleado del servicio doméstico.

Desafortunadamente, este es un riesgo muy real, y quien alberga en su caso a una persona con la condición de que colabore con los quehaceres de la casa, se expone a que esa persona en el futuro le pueda demandar exigiendo hasta indemnización. Muchos casos han pasado.

No quiere decir que la persona ingrata y desagradecida siempre vaya a conseguir lo que quiera, pero sí supone un problema al tener que comparecer a un juzgado, explicar y justificar todo el asunto, por lo que amerita tener siempre presente el riesgo existente cuando de buena fe se decide ayudar a un familiar o un amigo en problemas.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.