El ROI como indicador de la rentabilidad de un proyecto

ROI es el acrónimo en inglés de Return Of Investment. La traducción al español sería Retorno de la inversión. Sin embargo, el concepto de inversión no es exactamente el contable. Recordemos que, en contabilidad, inversión es sinónimo de activo. Para calcular el ROI, por el contrario, necesitaremos saber los costes del proyecto.

¿Para qué sirve el ROI?

El ROI  se utiliza como indicador del éxito de una acción en un contexto de negocios.

El ROI nos señala si el proyecto que hemos emprendido ha generado valor y nos permite comparar el resultado con otros proyectos.

¿Cómo se calcula el ROI?

Para calcular el ROI  debemos seguir los siguientes pasos:

  • Especificar cuál es la acción a llevar a cabo
  • Especificar cuáles son los resultados que esperamos
  • Valorar el coste la acción emprendida
  • Valorar los resultados
  • Dividir el valor de los resultados entre el coste de la acción emprendida

La fórmula aplicar es la siguiente:

ROI= Valor de los resultados/Coste de la acción emprendida

Parece sencillo ¿no? Pero ¿cómo valoramos los resultados? ¿Cómo valoramos el coste de la acción emprendida? La contabilidad acude a nuestro rescate.

En el coste de la acción emprendida incluiremos todos aquellos gastos en los que incurramos para llevarla a cabo.

Por ejemplo, si vamos a realizar una campaña de publicidad necesitamos afrontar los siguientes gastos:

  • Gasto de realización del anuncio: 10.000 unidades monetarias
  • Gasto de emisión: 25.000 u.m.
  • Coste de personal: 5.000 u.m.

El coste de la acción emprendida es de 40.000 u.m.

Conocer el valor de los resultados es un poco más complicado. La razón es que en el mundo de los negocios una acción no implica necesariamente un resultado, sino que puede causar efectos colaterales positivos y negativos que se deben tener en cuenta.

Vamos a ver dos ejemplos de cálculo

Método retorno absoluto

Supongamos que el resultado de nuestra campaña de publicidad es un incremento de  ventas de 1.000 unidades de un producto del que obtenemos un margen de 20 u.m. la unidad. Por lo tanto, gracias a emplear 40.000 u.m., tenemos el siguiente retorno:

1.000 x 20 u.m.= 20.000 u.m.

Calculamos el ratio:

ROI= 20.000/40.000 = 50%

Este ratio significa que de cada 100 u.m. empleadas en la acción, han retornado 50 en forma de ventas.

Lo lógico es esperar que el ROI en términos absolutos supere el 100%, es decir, que los retornos superen a los costes.

Método beneficio 

En el mismo ejemplo, el retorno sería equivalente al beneficio.

Retorno= (20.000-40.000)=-20.000

ROI= -20.000/40.000 = -50%

En este caso, el ROI puede ser negativo y representa la rentabilidad del proyecto.

Tipos de ROI

Ya hemos visto que la definición de ROI  no presenta mucha dificultad.  Pero en la práctica sí que aparecen grandes diferencias  dependiendo de para que tipo de inversión usamos este indicador. Vamos a ver los escenarios de uso más importantes.

ROI para inversiones

Lo utilizan los fondos de capital riesgo al comprar y vender una empresa. Para ellos la inversión es el dinero desembolsado al adquirir el capital y el retorno es el importe de la venta que realizan después de cierto tiempo.

Imaginemos un fondo que compra el 10% de una startup por 100.000 u.m. Lo vende tres años después por 300.000 u.m. El ROI sería 300.000/100.000= 3. En otras palabras, por cada dólar empleado, el retorno es de 3 dólares. En la jerga de inversión es un retorno de 3 veces o 3x.

ROA

El Return On Assets es un tipo de ROI en el cual se toma el beneficio del ejercicio como retorno y se divide por la media de activos totales.

ROI operativo

Es el tipo de indicador más usado, ya que con la llegada del marketing digital es más fácil que antes medir los resultados de las campañas de publicidad. Se puede usar para cualquier tipo de proyectos, aunque no impliquen venta de productos.

Por ejemplo, vamos a calcular el ROI de un proyecto de reducción de costes que implica sustituir equipo informático antiguo por computadoras modernas. Para simplicar, suponemos que el equipo informático antiguo ya está amortizado y el coste actual de licencias es de 10.000 u.m.

Coste empleado:

Nuevos equipos: 20.000 u.m.

Licencias nuevas: 0 u.m

Proyecto consultoría: 15.000 u.m

Retorno:

Ahorro licencias= Licencias antiguas- Licencias nuevas= 10.000-0= 10.000 u.m

Ahorro energía procesamiento= 25.000 u.m.

ROI absoluto= Retorno absoluto/Coste empleado= 35.000/35.000= 100%

ROI relativo= Bº/Coste empleado= 0/35.000=0%

La utilidad del ROI se hace evidente si tuvieramos otra oferta que supusiera un ahorro de energía de 40.000 u.m. El ROI en términos absolutos sería de 142,8% (14,2% en términos relativos)

Vemos que gracias al ROI se puede decidir con objetividad entre diferentes proyectos calculando cuáles son sus costes y sus retornos.

Por lo tanto, es importante que en tus futuros proyectos te acostumbres a calcular el ROI.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.