El talón de Aquiles de un proyecto de emprendimiento viene siendo los empleados

Un proyecto de emprendimiento tiene partes críticas como la financiación, el ingreso al mercado, la consolidación, pero es probable que en algunos proyectos el verdadero talón de aquiles sea el personal, los empleados que se contratan.

Si hasta el momento usted ha pensado que emprender es cosa de pensar mucho y meterse la mano en su bolsillo, o en el de otro, probablemente esté en una equivocación que le deparará desagradables sorpresas, puesto que el verdadero quebradero de cabeza llega cuando tenga que lidiar con los empleados, esos empleados que nuestra descompuesta sociedad lanza al mercado laboral.

Se podría pensar que en un país con un desempleo formal del 10% según el poco confiable y politizado Dane, y del más de 25% según la sabia percepción popular, no sería difícil conseguir buenos empleados para hacer lo que sea, pero resulta que no es así. Si bien es cierto que existe mucha gente buscando trabajo, son pocos los que realmente quieren trabajar.

En la entrevista todo el  mundo es gran trabajador, responsable, laborioso, esforzado, buena gente, excelente trabajando en equipo y cuanta frase o palabra de cajón le ensañan en los cursos del Sena y los artículos de recomendación en los portales de empleo, pero no se equivoque, una vez que han sido contratados revelan su verdadero yo, y la  mayoría hacen concurso para ser despedidos en la primera semana.

Este problema se acentúa en aquellos sectores que requieren trabajadores de baja cualificación, esos que no necesitan que el trabajador siquiera sepa leer. El perfil de este tipo de trabajadores es tremendamente complicado. Se encontrará usted con gente que consume alcohol en exceso, drogas, que han estado o están involucrados con delincuencia, gente sin consideración, sin gratitud, sin sentido de pertenencia ni de responsabilidad, altaneros, que no tienen inconveniente en insultarle en plena calle, etc. Para ellos la empresa es el enemigo en lugar de ser la figura que le ha procurado una forma de ganarse la vida dignamente, así sea con un salario mínimo.

Estos trabajadores una vez han sido contratados no se detienen a pensar en que su salario será pagado con parte de los ingresos que ellos generen, y trabajarán lo menos posible, y lo harán de mala gana, y no les importará que los elementos de trabajo entregados se dañen, se pierdan, y si no se tiene cuidado, ellos mismos se los roban.

Por supuesto que no se puede generalizar.  Todavía hay personas honestas, pero con seguridad que por lo menos la mitad de los empleados que usted consigna, cumplirán varias de  las características aquí referidas.

¿Se ha preguntado usted alguna vez por qué las empresas de transporte urbano tienen conductores de taxi y buses que a cada rato están causando accidentes, que se pelan con los pasajeros y compañeros, que no respetan normas y autoridad? La solución obvia que usted tendría sería despedirlos y contratar otros, pero es que no hay otros. Resulta que para ese tipo de trabajos es lo que hay. Esta sociedad que ha perdido la cordura no puede ofrecer trabajadores decentes y responsables. Una sociedad que por generaciones ha vivido en un medio en el cual el  alcohol, las drogas, el maltrato, la delincuencia y la deshonestidad son el pan de cada día, no puede formar gente decente, y una persona formada en un ambiente así no se puede reformar en una inducción laboral, así que no hay más remedio que lidiar con esa situación o cerrar el chiringuito. Quizás esto sea la consecuencia de haber quitado la autoridad a padres y profesores….

Estas reflexiones son desde el punto de vista del emprendedor, porque desde el punto de vista del trabajador también hay empleadores que se merecen una reflexión tanto o más cruda, pero eso lo dejamos para otra ocasión.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.