El trasfondo en la venta de los activos del estado

La venta de ISAGEN ha causado polémica entre otras razones por que es una entidad que hasta ahora es rentable y a que se hace en época electoral.

Por definición, las entidades públicas son ineficientes debido que no tienen dolientes, están presas de la corrupción puesto que se convierten en el fortín  del político de turno que las utiliza para pagar favores y asegurarse las siguientes elecciones.

Esa característica que parece innata de toda entidad pública, ha sido el argumento para deshacerse de muchas de ellas, y en efecto, muchas entidades del estado fueron saqueadas y se convirtieron en un barril sin fondo que se tragó unas cuantas reformas tributarias.

Sin embargo, hay unas pocas entidades públicas que siguen siendo rentables, y sin embargo, el gobierno se empeña en venderlas, y en ese caso ya no les sirve el argumento de que son corruptas e ineficientes, puesto que aunque lo sean, siguen generando más ingreso para el estado que los  tributos que pagarían como empresa privada. Por lo menos eso es lo que se especula en el caso particular de ISAGEN.

Una razón de la fiesta de quince años de su hija sale a vender o a empeñar los pocos electrodomésticos que tiene.

Para muchos es sospechoso que la venta  de grandes empresas se hagan precisamente cuando las elecciones sea aproximan, lo cual da pie a que los malpensados consideren que la intención es conseguir dinero extra a última hora para hacer campañas políticas, ya sea haciendo casas gratis, repartiendo cupos en el SENA y hasta dando subsidios a diestra y siniestra, o incluso, iniciando una gran campaña nacional de marketing de alto impacto.

Pero hay algo que es más sospechoso y preocupante. Cuando el gobierno decide poner en venta una de las empresa del estado, es porque ya tiene comprador, y mucha veces la decisión de vender es precisamente porque un comprador le ha hecho saber al gobierno su interés por comprar la entidad, y ese comprador por lo general hace parte de los grandes emporios económicos que controlan medio país y que por supuesto financian las campañas políticas.

Una entidad que de pérdidas difícilmente puede conseguir comprador, y si se pone en venta, hay que venderla a precio de feria, pero cuando la empresa es rentable, hay muchos interesados en comprarla, y curiosamente también lo hacen a precio de feria.

Quizás la razón principal de que una empresa estatal se ponga en venta, no es otra que la existencia de un comprador con gran influencia en el gobierno que logra convencerlo de hacer la venta generalmente como una retribución por los apoyos pasados y futuros. Y los mismos abogados del comprador son los que redactan las normas necesarias para concretar la venta que ha despertado el interés del inversionista privado. El asunto, pues, no es que el gobierno quiera vender una empresa, sino que alguien tras bambalinas  la quiere comprar.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.