¿El tutor o curador puede aceptar o repudiar la herencia de su pupilo?

Todo heredero o legatario es libre de manifestar cuando se difiere una herencia si se encuentra dispuesto a aceptarla o repudiarla, sin embargo para efectuar la manifestación de aceptación o repudio,  solo se pueden efectuarla directamente los asignatarios que tengan capacidad de ejercicio, cosa que no sucede con las personas que no pueden administrar los bienes por sí mismos.

Entonces, cuando los asignatarios no puedan manifestar por si mismos si aceptan o no la herencia por encontrarse inhabilitados para ello ¿Quién podrá hacerlo por ellos?

Corresponde al representante legal aceptar la herencia por su representado, antes de la expedición de la ley 1306 de 2009, el código civil establecía que para que un tutor o curador repudiara una herencia a favor de su pupilo debía obtener autorización judicial, el artículo que señalaba esto fue derogado por la mencionada ley.

Teniendo en cuenta lo anterior ¿el tutor o el curador pueden libremente aceptar o repudiar la herencia de su pupilo?

La ley 1306 de 2009 que regula la protección de personas con discapacidad mental y establece el régimen de la representación legal de incapaces emancipados en su artículo 93 literal e, se refiere al tema de la siguiente manera:

“El curador deberá obtener autorización judicial para realizar los siguientes actos, en representación de su pupilo: (…)

e) El repudio de los actos gratuitos interesados o modales en favor del pupilo. Las herencias podrán ser aceptadas libremente, pero se presumirá de Derecho que han sido aceptadas con beneficio de inventario”.

Teniendo en cuenta lo señalado por el artículo anterior cuando se trate de aceptar la herencia el curador o el tutor pueden hacerlo de manera libre, lo cual es lógico toda vez que esto suma patrimonio a su pupilo, sin embargo la ley hace la salvedad que dicha aceptación se presume hecha con beneficio de inventario aunque dicha manifestación no se haya efectuado.

Por su parte cuando se trate de repudiar, si se requerirá autorización judicial, ya que es necesario que se determine porque se pretende efectuar dicha manifestación, pues se trata de una negativa que si no se estudia bien podría perjudicar un bienestar económico para el pupilo, con la autorización judicial que requiere para repudiar la herencia del pupilo, se evita que el curador o tutor incurra en fraude lesionando los intereses de este.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.