Empleados antiguos como fuente de riesgo de fraude en las empresas

Los principales casos de fraude en las empresas son protagonizados por trabajadores con alguna antigüedad en la empresa.

La antigüedad en la empresa, le permite al trabajador conocer a fondo la empresa, sus debilidades, sus procesos de control y vigilancia y sus vulnerabilidades, facilitando los fraudes.

La antigüedad hace que la administración deposite plena confianza en un trabajador, que se despreocupe por los controles e inclusive encargue los procesos de control en los trabajadores antiguos, dejando todo en sus manos.

La confianza y las faltas de control, ofrecen la oportunidad para que algunos trabajadores se vean tentados por cometer algún tipo de fraude.

Los trabajadores de dependencias claves de la empresa, llegan a conocer la misma mejor que el mismo empresario, que sus administradores.

Son de gran vulnerabilidad los inventarios, clientes y proveedores.

Aunque el manejo del efectivo por su naturaleza se le considera del mayo riesgo, no lo es, puesto que es el más controlado, y los principales fraudes se comenten en los inventarios y la administración de los proveedores.

Para evitar este tipo riesgos, es necesario el diseño de mecanismos estrictos de control permanente, mecanismos que deben ser cambiantes y creativos, de lo contrario, un trabajador experimentado aprenderá rápidamente a evadirlos.

Es muy importante también, el rotar periódicamente el personal de los cargos de mayor complejidad y riesgo, para evitar que un trabajador pueda contar con el tiempo suficiente para conocer y conseguir los elementos necesarios para cometer un fraude.

Todo este riesgo se disminuye, claro está, mediante una adecuada selección e incorporación de personal, que en últimas es el que determina el riesgo o la propensión a que un empleado cometa fraude en la empresa.

En la empresas pequeñas y medianas, se le brinda muy poca importancia al recuso humano, por lo que no se diseñan políticas y programa claros sobre reclutamiento de personal, lo cual concluye en la incorporación de personal que no cuenta con valores y principios éticos adecuados.

La combinación de escasas o nulas políticas de reclutamiento, inducción y capacitación de personal, con bajos e inadecuados mecanismos de control, incrementan el riesgo de ser victima de un fraude.

Los fraudes en muchos casos, se originan en la deslealtad del trabajador por su empresa, deslealtad que es causada o alimentada por aspectos como remuneración no acorde con el trabajo realizado, trato inadecuado por parte de sus superiores, poca atención del trabajador, etc.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

Una opinión
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.