Empleados tratados como personas suelen ser más competitivos y más éticos

Expertos en recursos humanos teorizan que un empleado que es tratado como persona, que es valorado en la empresa, suele ser más competitivo y mucho más ético,  lo que contribuye a disminuir  los fraudes en la empresa.

Cuando el trabajador se siente como un número más para la empresa, donde es considerado como un activo deshumanizado, tiende a ser menos ético, en parte porque  al considerarse un número más de la ecuación de rentabilidad de la empresa, siente que no es importante para ella, y siente que pasa desaparecido, y esa sensación de no ser tenido en cuenta  le crea una tendencia al fraude, pues no sólo considera que a la empresa no le importa, sino que puede interpretar que no se le ejerce el suficiente control al sentirse un ser anónimo, pues es una maquina más que anda por ahí como un autómata haciendo una tarea cualquiera.

Ni qué decir de la competitividad. Un trabajador que no es valorado como ser humano si no que es tratado como si fuera una parte más del engranaje mecánico de la empresa, siente poco aprecio y sentido de pertenencia con la organización para la que trabaja. Sentirá que por más esfuerzo que haga por hacer las cosas bien, no será más que números y signos positivos o negativos que no se traducirán en un reconocimiento personal, emotivo  ni mucho menos económico.

Es cierto que el trabajador es quizás el principal activo de la empresa, pero no se debe tratar como si fuera un inmueble o una máquina, sino que debe considerarse el aspecto humano y emocional del trabajador, lo que debe traducirse en un excelente trato, en la implementación de algún tipo de reconocimiento por hacer su trabajo, reconocimientos que no necesariamente deben ser económicos. Un reconocimiento de palabra en el momento oportuno puede ser más representativo para el trabajador  que un pequeño incremento de salario ocasional. Cuando una persona realiza un buen trabajo se siente satisfecho, y si alguien se lo reconoce, siente regocijo, pero si  no se le reconoce, sino que se le demerita o se le ignora, se siente frustración total, desanimo, y ahí empieza a decaer el rendimiento, y en algunos casos, nacen la intención de robar a la empresa, o cuanto menos, causarle algún daño.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.