Inicio » . Por » (21 / 08 / 2012 )

Emprendedores Fracasados Vs Emprendedores Exitosos

La palabra emprendedor tiene un lado muy positivo que viene a sustituir una palabra que por alguna razón tiene ahora un aire negativo, que es la palabra “empresario”.  La palabra empresario no tiene algo de malo a priori.  A veces utilizamos la palabra emprendedor para tapar un prejuicio ideológico ante la palabra empresa o “empresario”, esta es una premisa, más sin embargo decimos que somos emprendedores cuando lanzamos de cero varios proyectos adelante.

Muchos nos vemos obligados a ser emprendedores a la fuerza, esto se toma como un reto y hay dos tipos de razones o causas que dan lugar al fracaso del emprendedor.

La primera de las causas casi siempre es algo victimista, casi siempre el emprendedor fracasado dice: “es que no hay ayudas públicas”, “hay mucho control del Estado”, “los trámites para crear empresas son engorrosos”.  Pero vemos gente que si tiene éxito con esos mismos trámites y sin ayudas públicas.  Hay gente que solo culpa al gobierno y no cambia su actuar para emprender y tener éxito.

Hay algunas condiciones que a algunos les permite tener éxito y a otros el fracaso, por eso no hay que hacer caso del victimismo, todas las personas afrontamos la misma problemática a la hora de emprender, pero el fracaso varía debido fundamentalmente a la ignorancia y a que muchos emprendedores viven de espaldas al marketing y a la gestión, en consecuencia se niegan a ver la realidad, no la analizan o no la interpretan como deben porque carecen de los conocimientos.

La mayor parte de los emprendedores deciden lanzarse al mercado y luego si se preparan académicamente; esto debería ser al contrario en primer lugar conocer algunas de las más rudimentarias o avanzadas técnicas de gestión y luego si lanzarse a emprender.  La mala gestión lleva al fracaso a muchos emprendedores.  La ausencia de gestión da lugar a los fracasos.

Uno de los grandes pecados de los emprendedores es el caso del emprendedor “bricolaje”.  Es aquella persona que cree que puede hacer sola todo.  ¡Una persona no puede servir sola para todo!, es imposible, hay cosas que hay que subcontratar, preferiblemente mejor pagarle a un experto, apoyarse en alguien para que nos ayude en esos procesos en los que no somos lo suficientemente instruidos.  El emprendedor “bricolaje” es un error dramático, hay que apoyarse en alguien que sepa hacer otras actividades del proyecto.  El hágalo usted mismo puede ser un error que genera fracaso en muchas empresas.

El empresario debe tener la vocación de estudiar mucho de lo suyo, de gestión, la característica que se repite en los emprendedores que fracasan es que son incultos desde el punto de vista empresarial.  La actitud de aprender gestión, de técnicas, es vital, leer libros, revistas, este ejercicio es interesante para poder acercarnos a un conocimiento que es imprescindible en la dirección de empresas.

Una característica del emprendedor exitoso es que sabe curiosear y sabe buscar analogías de los éxitos y fracasos personales y de otros.  El emprendedor de éxito pasa la vida curioseando y busca las causas y razones de éxitos y fracasos propios y ajenos.  Hay que saber que motiva el éxito para copiarlo y qué motiva al fracaso para evitarlo.

La mayor parte de los directivos y empresarios van a trabajar y dicen “ a ver que depara hoy el día”, sin embargo si uno recurre a los gurú del manager y a los hábitos de la gente altamente efectiva, cualquier manual habla de planificar, tener unos objetivos semanales, mensuales, quincenales, mensuales, semestrales, etc.

La improvisación tiene la misma base desde el punto de vista lingüístico de la imprudencia, es decir, es imprudente improvisar y no planificar.

Uno tiene que ir a su puesto de trabajo como emprendedor con las ideas claras de lo que toca hacer esta semana, este mes, este trimestre, etc.  Planificar, la improvisación es un camino a la muerte segura, el emprendedor tiene que planificar.

La ausencia de investigación de mercados, de datos sobre el mercado, no tener con precisión literalmente matemática y cualitativa nuestro nuevo emprendimiento lleva a cualquiera al fracaso.  A veces nos da miedo hacer números porque nos frenan.  La ausencia de planificación comercial, desconocer a quienes dirigimos los productos es una pérdida segura.  El emprendimiento tiene que nacer de un cálculo numérico del mercado, es básico para el éxito.

Temas relacionados

Siéntase libre de opinar


2 Opiniones
  1. Yanna P. Espaillat C. dice:

    Muy bueno este tema.

  2. Sinforso Picon dice:

    Es cierto que todos enfrentamos el mismo problema, lo que sucede en la práctica es que, cada realidad es diferente, entonces muchos emprenderos enfrentan el mismo problema, pero en condiciones distintas, es esa parte individual, la que los consejeros y la academia no consideran, ya que para poder armar modelos se requiere de variables comunes. Y como Colombia es un país donde existen hasta 5 países distintas en el mismo territorio, y dentro de esos 5 países, existen en cada uno de ellos de a 10 subculturas, y dentro de cada subcultura, unas 100 agrupaciones, tratar de llevar todo esto a una globalización económica, es lo mismo que aplicar violencia. Pareciere que le dijeran al pueblo, “mire a ver que hace”. Sin embargo echarle la culpa a otro de los fracasos ayuda a mantener el autoestima alto, aunque no es lo apropiado para prosperar.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.