Empresas de servicios públicos están sometidas a retención en la fuente

Todas las empresas que presten servicios públicos domiciliaros y demás actividades complementarias a éstos, sin importar si son empresas públicas o privadas, están sometidos a retención en la fuente, la cual se debe practicar mediante el mecanismo de Autorretención.

Así lo dispone el decreto 2885 de 2001, que su artículo primero reza:

Autorretención en la fuente para servicios públicos. Los pagos o abonos en cuenta por concepto de servicios públicos domiciliarios y las actividades complementarias a que se refiere la Ley 142 de 1994 y demás normas concordantes, prestados a los usuarios de los sectores industrial, comercial y oficial, están sometidos a la tarifa del dos y medio por ciento (2.5%), sobre el valor del respectivo pago o abono en cuenta, la cual deberá ser practicada a través del mecanismo de la autorretención por parte de las empresas prestadoras del servicio, que sean calificadas por la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, mediante Resolución de carácter general.

Parágrafo 1. Durante la vigencia de la exención de que trata el artículo 211 del Estatuto Tributario, la base para la autorretención se reducirá en el porcentaje de exención aplicable en cada año gravable, para cada servicio público domiciliario.

Parágrafo 2. Los valores efectivamente recaudados por concepto de servicios públicos, facturados a través y para terceros no estarán sujetos a autorretención.

Parágrafo 3. Sobre los demás conceptos efectivamente recaudados incluidos en la factura de servicios públicos, actuará como agente retenedor la empresa de servicios públicos que emita la factura.

Esto quiere decir que cualquier empresa que preste servicios públicos, sea una empresa privada o sea una empresa estatal [comercial o industrial del estado], debe autorretenerse sobre los ingresos facturados a los sectores comerciales, industriales y oficiales, excluyéndose de esta obligación los ingresos facturados al sector residencial.

Además, para que exista la obligación de la autorretención para las empresas prestadoras de servicios públicos domiciliarios, éstas deben ser calificadas como autorretenedoras mediante resolución por parte de la Dian, de suerte que si una empresa de este tipo es calificada como autorretenedora por parte de la Dian, debe obligatoriamente cumplir con la obligación de autorretenerse, y de no hacerlo, se expondrá a las sanciones aplicables a los agentes de retención.

La principal inquietud respecto a este tema, radica en si las empresas estatales que prestan servicios domiciliarios están sometidas a retención la fuente y por consiguiente, se les debe aplicar lo dispuesto por el decreto 2885 del 2001.

Las empresas estatales prestadoras de servicios públicos son contribuyentes del impuesto de renta

Para comprender el hecho de porqué las empresas estatales o mixtas que presten servicios públicos domiciliarios están sujetas a retención en la fuente, es preciso aclarar que éstas empresas son contribuyentes del impuesto de renta y complementarios, y en razón a ello, le es aplicable la retención en la fuente como mecanismo de recaudo anticipado de dicho impuesto, que para este caso, opera mediante la autorretención.

Dice el artículo 211 del estatuto tributario:

Exención para empresas de servicios públicos domiciliarios.
Todas las entidades prestadoras de servicios públicos son contribuyentes de los impuestos nacionales, en los términos definidos por el Estatuto Tributario, con las excepciones que se establecen a continuación.

Las rentas provenientes de la prestación de los servicios públicos domiciliarios de acueducto, alcantarillado y las de aseo cuando sean obtenidas por entidades oficiales o sociedades de economía mixta, y las actividades complementarias de los anteriores servicios determinadas en la Ley 142 de 1994, están exentas del impuesto sobre la renta y complementarios por un período de dos (2) años a partir de la vigencia de esta ley, sobre las utilidades que capitalicen o que apropien como reservas para la rehabilitación, extensión y reposición de los sistemas, de acuerdo con los siguientes porcentajes:

Para el año gravable 2001 80% exento

Para el año gravable 2002 80% exento

Gozarán de esta exención, durante el mismo período mencionado, las rentas provenientes de la transmisión o distribución domiciliaria de energía eléctrica. Para tal efecto, las rentas de la generación y de la distribución deberán estar debidamente separadas en la contabilidad.

Así mismo, las rentas provenientes de la generación de energía eléctrica, y las de los servicios públicos domiciliarios de gas, y de telefonía local y su actividad complementaria de telefonía móvil rural cuando éstas sean obtenidas por entidades oficiales o sociedades de economía mixta, estarán exentas del impuesto sobre la renta y complementarios por un término de dos (2) años, sobre las utilidades que capitalicen o que apropien como reservas para la rehabilitación, extensión y reposición de los sistemas, de acuerdo con los siguientes porcentajes:

Para el año gravable 2001 30% exento

Para el año gravable 2002 10% exento

(..)

Las empresas prestadoras de servicios públicos domiciliaros, durante el 2001 y 202 gozaron de la exención del impuesto de renta en un 80%, pero a partir del 2003 el 100% de las rentas de este tipo de empresas están gravadas con el impuesto de renta y complementario.

Para los años en los que operó la exención del 80%, la retención en la fuente, en este caso la autorretención, en opinión de la Dian [Concepto 002, junio 06 de 2002], se debía aplicar sobre el 20% de los ingresos, puesto que es el porcentaje de la renta no exenta del impuesto de renta y complementaria.

Esto quiere decir, que durante los años 2001 y 2002, las empresas prestadoras de servicios públicos domiciliaros, debieron aplicar lo establecido por el decreto 2885 del 2001 sobre el 20% de los ingresos facturados a los sectores comerciales, industriales y oficiales.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.