En casación laboral se debe precisar el artículo de la ley que se considera fue violada o inobservada por el juzgador

En una entrega más relacionada con los errores en que se incurre en una demanda de casación laboral que impide que prospere, hacemos referencia a la necesidad de precisar no solo la ley que se considera violada por el juzgador (cuando se escoge la vía directa), sino el artículo o artículos específicos de la ley.

No es procedente por ejemplo alegar de forma genérica que el tribunal violó, no aplicó o aplicó incorrectamente la ley 50 de 1990. Es evidente que  tal alegato no puede llegar a feliz término conmiserando que esta ley tiene 117 artículos, puesto que  al no especificarse cuál de todos ellos encarna el descontento del apelante, para la corte resulta imposible revisar uno a uno para determinar cuál de ellos se ajusta a las pretensiones del demandante.

Es así como en sentencia de la sala laboral de la corte suprema de justicia de fecha abril 17 de 2013, expediente 39259 con ponencia del magistrado Carlos Ernesto Monsalve, se dijo:

“…es un error de técnica, que igualmente no le permite a la Cortea cometer el estudio del cargo, el señalar como infringidos por aplicación indebida, el Código Sustantivo del Trabajo y por falta de aplicación, la ley 6ª de 1945 y el decreto 2127 de 1945, ya que como se tiene dicho, aún desde tiempos del desaparecido Tribunal Supremo del Trabajo, cuyas palabras aún conservan vigencia: <No es admisible en casación el cargo por quebrantamiento de todo un código, toda una ley, o todo un decreto ejecutivo, sin que se exprese el artículo o la disposición del respectivo estatuto concretamente violado, pues si así pudiera hacerse resultaría interminable la labor del Tribunal Supremo en el examen de todas y cada una de las normas correspondientes, lo que a simple vista aparece también injurídico. Cuando se formula una acusación debe hacerse del modo más preciso y claro posible, pero peca contra la lógica misma que sea aceptable en forma general, vaga e incompleta>. (Sent. 11 de abril de 1947, mag. Pon. Castor Jaramillo Arrubla, G. del T., Tomo II, Nos. 5 al 16, pg. 60)”.

Por sorprendente que parezca, este es un error que sucede a menudo, donde el demandante se limita a enunciar la ley o decreto que alega fue inobservado  o interpretado equivocadamente, sin detenerse a señalar específicamente cuáles fueron los artículos que de forma concreta no fueron aplicados o lo fueron de forma incorrecta.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.