En casación poco importan los derechos de quien impugna

Cuando un trabajador demanda a su empleador y el proceso llega hasta la Corte suprema de justicia, podemos ver que en ocasiones poco importan los derechos del trabajador que demandó o del empleador quien recurrió la sentencia proferida en instancias anteriores.

Es común encontrar sentencias que después de consultar sus antecedentes, se observa con toda claridad que el recurrente tenía unos derechos claros e indiscutibles, y no obstante la Corte suprema no casa la sentencia impugnada en la que no se tienen en cuenta tales derechos.

La razón de ello es que en casación la técnica, la formalidad y la ritualidad tienen un papel relevante. El recurrente puede demostrar sus derechos pero si se ha equivocado en el planteamiento de sus demandas, la corte no corregirá ni omitirá tales yerros para dar prioridad a los derechos vulnerados.

Sucede a menudo que el juez de primera instancia no acoge las demandas del trabajador aun cuando este demuestre tener el derecho y la razón. El trabajador luego recurre a un tribunal superior y allí es esencial un correcto planteamiento de la demanda, puesto que el tribunal al igual que la corte suprema de justicia, no omitirá los errores técnicos de la demanda para acoger un derecho claramente violado, y  la corte en su oportunidad hará lo mismo, pues, se repite, en casación se puede afirmar sin temor a equívoco que priman las formalidades y ritualidades sobre los derechos ciertos.

Para advertir esta realidad basta consultar unas cuantas sentencias proferidas por la sala laboral de la corte suprema de justicia. Muchos no comprenden cómo es que la corte no casa una sentencia cuando en todo el proceso se ha demostrado que desde la primera instancia el juez se equivocó, y sin embargo ni el tribunal ni la corte corrigen un desacierto jurídico que afecta los derechos del trabajador o en algunos casos del empleador,  y todo se debe a errores técnicos y formales en los planteamientos de las demandas.

Sin duda, quien pretenda recurrir a una instancia superior debería hacer un estudio muy juicioso de unas cuantas sentencias sobre casos similares al suyo y asegurarse que el camino tomado es el correcto.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.