En caso de conflicto entre el concepto del médico tratante y el del Comité Técnico Científico, se impone el concepto de aquél

Si el médico tratante ordena la práctica de procedimientos o la entrega de medicinas no POS por considerarlos la única o la mejor opción para garantizar la vida del paciente y el Comité Técnico Científico se opone a ello,  prevalece el concepto del médico tratante.

Suele ocurrir que el médico tratante, atendiendo la situación grave o crítica del paciente,  se ve obligado a ordenar la práctica de ciertos procedimientos o el suministro de algunos medicamentos que no están en el POS, los cuales son rechazados después por el Comité Técnico Científico  (CTC) de la EPS, tras considerar que la situación de salud del paciente puede ser manejada con otros recursos que sí están en el Plan Obligatorio de Salud.

Cuando el rechazo del CTC va acompañado de razones y argumentos serios  y atendibles, el asunto no ofrece mayores dificultades. Pero cuando esa negativa adolece de la debida sustentación, y la vida o la integridad del paciente se ve seriamente amenazada, prevalece el concepto del médico tratante.

Así lo precisó la Corte Constitucional en Sentencia T- 716  del 16 de septiembre de 2014,  al revisar un fallo de tutela proferido por el  Juzgado Segundo Penal para Adolescentes con Función de Conocimiento de Popayán. 

El caso es el siguiente:

Obrando como agente oficioso, la hija de una señora de 87 años de edad que padece osteoporosis, hipertensión arterial, insuficiencia cardiaca, diabetes mellitus, enfermedad arterioesclerótica de miembro inferior izquierdo, incontinencia urinaria y epoc, y que se encuentra postrada en cama desde hace varios años, acude a la acción de tutela con el fin de que se le amparen sus derechos fundamentales a la salud y a la vida en condiciones dignas, los cuales considera que le están siendo violados a su agenciada por parte de EMSSANAR EPS, al no autorizar la entrega de los medicamentos  (…) y (…) por encontrarse fuera del plan obligatorio de salud y no ordenar la entrega de una cama hospitalaria y colchón antiescaras por no existir fórmula médica. Por tanto solicita se tutelen sus derechos fundamentales y se le ordene a EMSSANAR EPS proceder a suministrar los medicamentos solicitados así como a ordenar la entrega de la cama y brindar la atención integral en salud para la patología de osteoporosis.

Señala igualmente la accionante que no dispone de los recursos económicos necesarios para cubrir los costos de los citados medicamentos e insumos.

El a quo ordenó la entrega de los medicamentos pero negó el suministro de la cama hospitalaria y del colchón antiescaras,  la EPS  apeló el fallo  y el superior lo confirmó, pero modificó el numeral cuarto para señalar que a la EPS le asiste el derecho al recobro contra el ente territorial Secretaría de Salud Departamental del Cauca, por el 100% de la inversión en la prestación de los servicios no Pos, y que se debían brindar en virtud de la atención integral ordenada en primera instancia.  La Corte Revisa el fallo.

Refiere la Sentencia de Revisión de la Corte que “”el Comité Técnico Científico negó la entrega de los medicamentos, basado en que a la paciente no se le habían aplicado tratamientos alternativos a los que le fueron ordenados y que sí estuvieran contemplados en el POS, argumento que es totalmente contrario al concepto emitido por el médico tratante, quien en la historia clínica de la actora señala que “EN EL POS NO EXISTE UN CONGENER QUE PUEDA REEMPLAZAR LOS MEDICAMENTOS NO POS, QUE SE LE HAN PRESCRITO A LA PACIENTE”, presentándose una tensión entre lo manifestado por el galeno y el Comité Técnico Científico”” .

Al estudiar el caso la Corte pudo advertir que si no se continuaba el tratamiento con los medicamentos ordenados por el médico tratante se le vulneraba y ponía en peligro e inminente riesgo el derecho fundamental a la integridad personal de la señora Bertilde Trochez Benavides, “pues como se extrae de la historia clínica “requiere de manera urgente iniciar manejo con la medicación para el manejo de la osteoporosis, que ya se le formuló hace más o menos 40 días. Existe riesgo muy alto que haga una fractura por cuenta de no iniciar estos medicamentos cuanto antes”.

Agrega que según la historia clínica “en el POS no se hallan medicamentos o tratamientos que puedan reemplazar los prescritos o que pudiendo sustituirse tengan la misma efectividad, (…)”

Precisa la Sala de Revisión de la Corte, que el C. T. C. en su concepto únicamente diligenció el formato de negación de la solicitud de medicamentos no POS, sin indicar quien conformó el Comité, ni efectuar un análisis siquiera mínimo del caso de la agenciada, tampoco indica los medicamentos por los que se podría remplazar los pedidos, y concluye que no existe señal de que el Comité hubiese hecho un estudio exhaustivo de la historia clínica de la señora Bertilde para poder emitir un informe integral sobre la solicitud.

Y puntualiza: “Así las cosas, y en concordancia con la jurisprudencia citada en precedencia, la orden médica del galeno tratante, debe prevalecer sobre el concepto administrativo del Comité Técnico Científico, con el fin de que la salud de la paciente se restablezca, teniendo en cuenta que (i) es una persona adulta mayor que padece enfermedades que le impiden llevar una vida digna, (ii) la orden fue expedida por un médico adscrito a la EPS y es quien ha llevado el control de tratamiento de la agenciada, y (iii) no se controvirtió en el proceso la incapacidad económica de la actora, y (iv) no hay un medicamento que sustituya el prescrito.

Así mismo dispuso la Corte que a la agenciada se le brindara en adelante todo el tratamiento integral para los padecimientos que sufre, dadas las enfermedades que la aquejan, el cual comprende citas, exámenes medicamentos, valoraciones, etc., que el médico tratante prescriba.

También dispuso la entrega de la cama hospitalaria y el colchón antiescaras.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.