En Colombia lo que sobra es plata

Lo que hay en Colombia es plata en manos de las personas naturales.  ¿En que se sustenta esa afirmación?

Vean las carreteras, los restaurantes, los hoteles, los almacenes de cadena, etc. llenos de gente, y las cifras de crecimiento, empleo y especialmente de consumo, por ejemplo en vivienda.

Pero más que eso, aprecien que cada vez que una Entidad como un banco ( Davivienda por ejemplo ) o una empresa grande, ofrece acciones a las personas naturales para que inviertan en ellas, en cantidad que supera los billones de pesos, la demanda por esas acciones supera por 3,4,5 y más veces a la oferta. Es decir, la gente común ofrece comprar un valor muchísimo más grande el que la empresa pone en venta, porque dispone él, en sus cuentas, o debajo del colchón.

¿Qué ocurre entonces?

Que el país tiene un inmenso, inconmensurable, déficit de proyectos de empresas, que le inspiren confianza a la gente para que invierta en ellos la plata excedente del pago de sus gastos, y de líderes empresariales honestos y confiables, capacitados, que también inspiren confianza.

Las pocas grandes empresas multinacionales y las pocas grandes empresas nacionales que hay en el país, si tienen esos proyectos, y han demostrado, las privadas y unas pocas excepciones de las públicas, que los saben manejar para que sean rentables y por eso la gente quiere invertir en ellos.

La responsabilidad es pues de nosotros mismos, de nuestra incapacidad para generar suficientes proyectos y alta confianza, para que la gente invierta, y de ser líderes capacitados y honestos.

No nos quejemos pues de la "desindustrialización" y de que los extranjeros nos están avasallando. El problema, el origen del problema, no es falta de plata ni de oportunidades, que es lo que hay. Está en la gente.

Las carteras colectivas, los derechos fiduciarios y las fiducias, tratan de suplir eso. Son productos de Instituciones financieras, o de empresas, en las cuales la gente cree, y les pone su platica.

El gobierno y el congreso tienen una buena parte de la culpa, quizás mas de la mitad, porque no han hecho, fuera de dar declaraciones que son “ un saludo a la bandera “, nada realmente efectivo para permitir el funcionamiento rentable, vigilado, de esas instituciones. Es el caso de las autorizaciones de inversión a los fondos de pensiones y cesantías, a las aseguradoras, etc.

Es que no hay que quejarse, sino saber hacer, y hacer, hacer, hacer.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.