¿En la bolsa de valores se pierde dinero sólo cuando se vende con pérdida?

La semana anterior se conoció que las inversiones realizadas por los fondos privados de pensiones han sufrido en los últimos meses una desvalorización de aproximadamente 10%, por lo que muchas personas ven con preocupación cómo cada mes su saldo  disminuye, y la respuesta que han dado los expertos es que no se deben preocupar, que sólo hay pérdida si se vende, por lo tanto hay que aguantar.

Esta nota va dentro de la sección “Mercados financieros”, puesto que los fondos privados que gestionan o administran los aportes a pensión de varios millones de colombianos, se juegan el dinero el mercado de valores, ya sea del país o del exterior.

Estos fondos gestionan los recursos que cada mes el trabajador les consigne, y si la gestión que hacen esos fondos es desafortunada,  la pérdida es trasladada a cada cotizante a pensión, y ahí es donde muchos ven estupefactos cómo cada día tienen menos dinero en la cuenta que ha de financiar su pensión,  puesto  que el dinero  se ha evaporado en las diferentes bolsas de valores que arrastran una crisis que lleva varios años.

La pregunta obligada es: ¿ante esa pérdida continuada de capital es mejor “vender la inversión” y pasarse al régimen de prima media con prestación definida que hoy está gestionando colpensiones?

Los “expertos” del sistema  financiero que gestionan esos recursos, naturalmente dicen que no, que se trata de una situación coyuntural temporal y que vender una desvalorización es equivocado por cuanto se materializa la pérdida. Que es mejor esperar a que lo peor pase y el capital se vaya recuperando.

Este argumento puede ser válido o no dependiendo  del punto de vista con que se evalúe y dependiendo del tipo  inversión.

Cierto es que si usted compró una inversión en $100 y esta se desvaloriza un 10% y usted corre a venderla, habrá perdido $10 puesto que sólo le darán $90. A este punto usted no habla de una desvalorización del 10% sino de una pérdida efectiva del 10%.

También es cierto que si usted aguanta el chaparrón tiene la posibilidad de que en un futuro su inversión revierta la tendencia y empieza a valorizarse, y quizás, con el tiempo, hasta puede obtener una rentabilidad razonable.

Sin embargo, hay que tener en cuenta el contexto económico y financiero para evaluar la las probabilidades reales de que la tendencia negativa se revierta. Generalmente una inversión no crece al mismo ritmo con que cae y le tomará mucho tiempo regresar al tiempo de partida, si es que ello se da.

Para recuperar una caída del 10% hay que crecer un poco más del 10%, pequeña trampa matemática que a veces nos engaña y que en el largo plazo y en capitales elevados tiene un gran efecto.

De otra parte,  si se mira el comportamiento de la rentabilidad de los fondos de pensiones, es de apenas el 10% anual, cuando tomó sólo seis meses en perder el 10%. Allí las cosas empiezan a ser preocupantes puesto que el ritmo de pérdida es mucho más pronunciado que el ritmo de recuperación.

En una inversión normal, muchos inversores simplemente deciden aceptar el error y liquidar la pérdida para aprovechar el costo de oportunidad. Conservar una inversión desvalorizada sólo es aconsejada si se tiene la certeza que en efecto se trata de algo coyuntural y hay seguridad que en el mediano y largo plazo la inversión puede resultar rentable. Pero hay que ser un verdadero experto en bolsa, o mucho más que eso, hay que ser visionario.

En el 2007 y  2008 con la quiebra del lehman brother y compañía millones de estadounidenses perdieron todo su capital destinado a su pensión;  no perdieron el 10% o el 20%, perdieron el 90% y hasta el 100%, y las condiciones del sistema financiero no hay cambiado mucho desde entonces, pues la crisis continúa y no se vislumbra una solución en el corto plazo pero en cambio sí muchas sospechas que  la crisis  puede empeorar,  por lo que en el corto y mediano plazo, no parece existir posibilidad de que los fondos de pensiones alcancen nuevamente la rentabilidad del 10% anual que alcanzaron en los tiempos de euforias y burbujas financieras.

En conclusión, no salir de una inversión desvalorizada para no materializar una pérdida, no siempre es una decisión sensata. Una pérdida es una pérdida, así no se haya materializado. Si su casa vale 10 millones menos que el año pasado, ha perdido 10 millones aunque no la venda. Distinto es que no la venda ante la expectativa de  que el valor de su casa vuelva a ser igual al año pasado, pero naturalmente está asumiendo un riesgo que le implica hacer más grande la pérdida.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.