En la fusión de sociedades no se extinguen los contratos de trabajo

En los procesos de fusión de dos o más sociedades, no se extinguen los contratos de trabajo de ninguna de las sociedades participantes en la fusión, no se modifican las condiciones de los mismos.

Hábilmente algunos empleadores ven en la fusión la oportunidad para deshacerse de algunos empleados sin pagarles la respectiva indemnización por despido injustificado, lo cual, por supuesto, es ilegal.

Cuando se produce la fusión, no se extinguen derechos ni obligaciones, simplemente son asumidas por la sociedad resultante de la fusión. Así se desprende de la lectura del artículo 172 del código de comercio:

Habrá  fusión cuando una o  más  sociedades  se disuelvan,  sin liquidarse, para ser absorbidas por otra  o  para  crear una nueva.

La  absorbente o la nueva compañía adquirirá los derechos  y obligaciones   de   la  sociedad  o   sociedades   disueltas  al formalizarse el acuerdo de fusión.

La ley es clara en manifestar que las obligaciones, entre ellas las laborales, serán adquiridas o asumidas por la empresa resultante de la fusión, por tanto, los contratos de trabajo firmados por las sociedades fusionadas, seguirán vigentes.

Adicionalmente, dentro de las causas que la ley laboral considera como justas para que el empleador pueda terminar un contrato de trabajo, no figuran  la liquidación, disolución o fusión de las sociedades, por tanto, la terminación del contrato de trabajo en ocasiona a  una de  estas situaciones, será injustificado y dará derecho a la respectiva indemnización.

Cuando se produce una fusión, lo que opera es la sustitución de patronos, figura que tampoco contempla la extinción del contrato de trabajo.

Precisamente, ha dicho la Corte suprema de justicia en sentencia de febrero 11 de 1981, que uno de los objetivos de la sustitución de patronos, es proteger al trabajador frente a situaciones como la transformación o fusión de sociedades, venta, permuta, arrendamiento, alquiler o cualquier otra figura que implique el cambio de patrono.

En este orden de ideas, si la nueva empresa resultante de la fusión quiere prescindir de los antiguos empleados, tendrá que indemnizarlos.

Cuando hay una fusión, es común que la nueva empresa exija un perfil determinado para sus trabajadores, razón por la cual la nueva empresa somete a los antiguos trabajadores a pruebas y exámenes, lo cual se puede considerar  legal, pero si el trabajador no supera las nuevas pruebas y exámenes,  la sociedad no queda facultada para despedirlos, y de hacerlo, insistimos, tiene que indemnizarlos.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.