Entendiendo los artículos 15 y 16 de la ley 820 de 2003

De la ilegalidad absoluta de exigir depósitos y cauciones reales al arrendatario a la permisibilidad incondicional de la caución no real y las garantías personales.

En nuestro diario patrullar por las inquietudes de nuestros amables visitantes y accediendo a distintos blogs sobre el particular, detectamos que existe confusión al formularse reiteradamente las siguientes inquietudes que adaptamos para contextualizarlas, y que quizá se tratan de resolver más por técnica jurídica que por lógica ciudadana:

Si está prohibido exigir depósitos y cauciones al arrendatario, porque la inmobiliaria para poderme arrendar me exige una póliza de cumplimiento…?

Porque yo como arrendador no puedo exigir al arrendatario una caución en caso que no me cumpla con los servicios, la renta, o me deje daños en el inmueble…?

Para poder entendernos, dentro de nuestra tradicional línea académica, debemos precisar previa y básicamente los conceptos de “deposito”, “caución”, “caución real” , así como, el de “garantía personal”, en el contexto de  la Ley de Arrendamiento de Vivienda Urbana, y dentro de los lineamientos de garantía del pago de sumas derivadas del contrato de arrendamiento.

Al efecto, “deposito” no es más que entregar sumas de dinero; “caución”, es un contrato de seguros el cual una Aseguradora, garantiza a favor de un tercero denominado el Asegurado / Beneficiario, el cumplimiento por parte del Tomador / Arrendatario; “caución real”, la que si bien es cierto puede o no ser a través de Aseguradora, se constituye gravando con hipoteca bienes inmuebles, con prenda bienes muebles, u otros papeles de crédito a favor del arrendador, y “garantía personal”, entendida como contrato por el que una persona natural o jurídica asegura el cumplimiento de las obligaciones contractuales pecuniarias del arrendatario.

En este orden de ideas, concluimos que la ley prohíbe expresamente al arrendador, sea persona natural, jurídica u organizada como Inmobiliaria, exigencias de “depósitos”, es decir, la entrega de dineros, y la constitución de “cauciones reales”, gravar con hipoteca o prenda, bienes inmuebles y muebles.

Ahora bien, lo que la ley no prohíbe, y por ende, permite, es la constitución tanto de “caución” no real, como de “garantías personales”; aquellas tanto en favor del arrendador para garantizar el pago de la renta y algunos eventuales daños, como en favor de terceros, las empresas prestadoras de servicios básicos públicos domiciliarios *ESP*, para el pago de los consumos correspondientes.

A manera de corolario, las Aseguradoras no están obligadas, y por ende son extremadamente reacias a expedir cauciones asegurando  a personas naturales arrendatarios (sic arrendadores) , razón por la cual, en tratándose de relaciones más allá de las Inmobiliarias, prima la “garantía personal” a través de codeudores, coarrendatarios, o fiadores, para que respondan por el pago de la renta en caso que el arrendatario no pague.

Esta es la explicación del porqué las Inmobiliarias siempre exigirán una caución en su favor antes de arrendar el inmueble, y separadamente una caución general a favor de las ESP.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

3 Opiniones
  1. Fernando Calderòn Olaya dice:

    Dr
    Restrepo

    Agradecemos sua amable participación, y con el mayor gusto procedemos al ajuste del artículo con su acertada acotaciòn

    Un saludo

  2. Byron Emilio Restrepo Arango dice:

    Con todo respeto, me parece muy bueno el análisis sobre el asunto de las garantías que se pueden exigir y brindar para avalar un arrendamiento, más sin embargo, creo que la frase "asegurando a personas naturales arrendadores " está equivocada y debió decirse arrendatarios y no arrendadores

    • Fernando Calderòn Olaya dice:

      Dr
      Restrepo

      Agradecemos su amable participación, y con el mayor gusto procedemos al ajuste del artículo con su acertada acotaciòn

      Un saludo

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.