¿Es conveniente que un contador público le preste la firma a un colega?

Existe entre contadores públicos una costumbre generalizada de prestar la firma a un colega o a quien está en camino de serlo, de manera tal que el uno hace el trabajo y el otro firma. ¿Es conveniente esa práctica?

La esencia de ser contador público es la facultad que este tiene para dar fe pública, y esta sólo es posible y creíble, cuando lo que le contador está firmando ha sido realizado por el mismo, o cuanto menos, revisado y verificado por él.

Partiendo de este precepto, se puede decir sin titubear que eso de prestar la firma a los amigos no es que sea una práctica sana e incluso puede ser riesgosa en la medida en que el contador que está firmando probablemente no tenga idea de lo que está firmando y sólo confía en la buena fe y profesionalismo del amigo que le pidió el favor.

Si por la razón que sea es necesario que un contador firme el trabajo de otro, lo mínimo que se debe hacer es revisar y verificar lo que se va a firmar. La firma del contador no se debe banalizar ni trivializar tanto como para irla dejando en cualquier parte y por cualquier cosa. La firma debe ser sagrada, se debe dignificar y la mejor forma no es estampándola despreocupadamente en cualquier papel que se le presente, y muchas veces por cualquier peso o incluso gratis.

Quizás esa sea una de las muchas razones por las que la profesión del contador público es tan pobremente valorada por muchos empresarios. Estos saben lo barata que es la firma de un contador público y por ello muchos se centran en buscar a un estudiante de contaduría o incluso del Sena o cualquier instituto para que les lleve la contabilidad y que este se consiga a un amigo contador para que le firme. Práctica de lo más común.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.