Es cuestionable utilizar el crecimiento del PIB como indicador real de la economía

Existe cierta obsesión por lograr  o mostrar altos índices de crecimiento económico, lo que se quiere transmitir como éxito y como una muestra del mejoramiento de la calidad de vida de la población, algo muy cuestionable debido a que no parece corresponder a la realidad.

El crecimiento económico como un simple incremento porcentual del PIB no transmite la realidad económica de la mayoría la población, y en general, luego de examinar y detallar los datos antes de promediarlos, sólo se encuentra un crecimiento importante en un sector pírrico de la población y un estancamiento o decrecimiento en la gran  mayoría de ella.

Existen indicadores que paralelos al crecimiento del PIB pueden dar una idea más razonable de la salud económica de un territorio, como por ejemplo el índice de cobertura en educación, salud, en infraestructura, el nivel de ingresos, desempleo, de desnutrición,  porcentaje de la clase media, etc.

Los países que experimentan un gran crecimiento del PIB a la vez experimentan un incremento en la cantidad de individuos considerados millonarios, pero también  presentan un incremento o estancamiento de la cantidad de persona consideradas pobres.

El problema del PIB radica en que   básicamente es el resultado de promediar el comportamiento de todos los sectores de un país, de manera que necesariamente habrán unos sectores con valores altos y otros con valores bajos,  y al promediarlos se suele olvidar a los sectores que aportaron valores bajos y se centra en los que aportaron valores altos para que los sigan aportando y así mejorar ese promedio, promedio que se ha erigido como objetivo máximo y engañoso.

Un crecimiento del PIB no tiene nada que ver con la democratización de ese incremento, y por el contrario se presenta una concentración mayor de riqueza que acentúa la desigualdad económica entre sectores sociales y económicos, al punto que algunos sectores simplemente desaparecen, y ello no se advierte si únicamente se considera el crecimiento porcentual del PIB.

Por ejemplo (y como ejercicio didáctico), el actual gobierno colombiano se centró en la locomotora minera al tiempo que se permitió la ruina del sector agrícola. Si suponemos que el sector minero aporta 8 puntos a la economía y el sector agrícola 2 puntos, se tiene un promedio de 5 puntos, 5 excelentes puntos que esconden ante los ojos de la opinión pública la ruina del sector agrícola.

¿Que un crecimiento de un punto porcentual disminuye el desempleo en un porcentaje igual? Puede que sí, pero puede que el nivel general de salarios disminuya también (sólo un ejemplo), que es precisamente lo que ha venido sucediendo en la última década, donde las grandes empresas (que hacen parte del PIB) incrementan sus utilidades al tiempo que los salarios decrecen. Con esto se intenta mostrar que el crecimiento del PIB no es la panacea que se nos ha enseñado, es más un indicador de distracción frente a las necesidades reales de la población.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.