Inicio » Economía y finanzas. » (05 / 04 / 2010 )

¿Es la especulación un crimen?

En esta semana, un usuario anónimo ha dejado un comentario en uno de nuestros documentos en los que se cuestiona si los especuladores, por su fin y modus operandi, pueden considerarse villanos o incluso criminales, algo que hasta la fecha no sucede, pero a juzgar por las consecuencias de sus actos, así se les debería considerar.

Actualmente, la ciudadanía y empresas soportaran el grueso peso de la deuda.
Se suben impuestos, se recortan prestaciones sociales y se sube la edad de jubilación:

¿Y a los especuladores?¿Que acciones se toman, contra aquellos que hacen uso de las posiciones a corto, especulan con materias primas, haciendo subir el precio del crudo artificialmente, el precio del trigo, del maíz, del arroz, del acero, de…?

¿Acaso están en la indigencia ahora? ¿Acaso se ha detenido a algún especulador por especular?

Hablabas del riesgo de perder,  en operaciones de bolsa, bien… a mayor riesgo, mayor ganancia, ergo, quien juega a ese juego, debe aceptarlo y no tirar balones fuera, responsabilizando a aquellos que se han beneficiado.
Un currito hiper endeudado, una empresa mal gestionada, un país pésimamente gobernado, tienen por castigo la aplicación de leyes que los despojan de sus beneficios, posesiones, o el ostracismo económico internacional, respectivamente.

¿Un especulador? ¿Qué consecuencias ha tenido para aquellos que comercializaban productos que ocultaban subprimes?
Siguen operando en bolsa, vendiendo los mismos productos y haciendo las mismas cosas…

Hablas de los políticos, los elegimos entre todos, y los sufrimos todos…no solo los especuladores. Todos pagamos por sus errores y mal que bien, podemos echarlos cada 4 años.

A los especuladores, no se los elige, no se los puede echar y a demás,  sus desmanes los sufrimos todos.
Ahora, por concretar un poco más, hablabas de la indefinición del villano.
Tal como yo lo veo, tenemos dos tipos de especuladores, los especuladores financieros y el resto de la humanidad.

Personalmente, la humanidad, no perdería nada por deshacerse de esta  subespecie humana, denominada especulador financiero, sea cual sea su campo de juego.

Llevamos, desde tiempos de los griegos, 2500 años de comercio, mal que bien. En los últimos 50 años, la evolución comercial, ha degenerado en el más salvaje depredador que haya dado la evolución.

A saber, el especulador financiero, lo mismo busca inflar el mercado del trigo y manda a la hambruna  a millones de seres, que busca aumentar el precio del crudo, haciendo que otros tantos paguemos más caro el litro de gasolina. Lo mismo decide devaluar la moneda de un país, haciendo que el país entero se vuelva más pobre. Todo esto, sin mancharse las manos, desde una sala de juntas y mediante unos ordenadores.

Especuladores lo somos todos, al menos en potencia, lo mismo que todos podemos convertirnos en asesinos en determinadas circunstancias.

Pero de ser un potencial especulador a ser un profesional, creo que hay que recorrer un camino, por donde se va perdiendo la ética y las nociones de una mínima justicia.

Puedo ser una excelente persona y dedicarme a la fabricación de armas, quien y por que haga uso de ellas, no es asunto mío.

Con ese argumento podemos justificar cualquier barbaridad.

Sin duda, lo planteado por este usuario es absolutamente cierto. Los especuladores que han caudado serias crisis, nunca pagan las consecuencias, y siempre salen impunes y más fortalecidos para seguir haciendo lo mismo hasta generar otra crisis, crisis que pagarán los de siempre, es decir nosotros, los que trabajamos y ganamos poco.

Los especuladores financieros, llamados decentemente inversionistas, conforman una clase social o una casta intocable, que ningún juez o político se atreve a tocar; así ha sido desde hace años y así seguirá siendo por otros tantos, y así es en Colombia, Europa, Estados unidos o cualquier otro país.

En Colombia, aún estamos pagando con el 4x1000  lo que los especuladores hicieron con el sistema financiero a finales de la década del 90; en Estados unidos, España y otros países, la sociedad está empezando a pagar el desastre que los especuladores hicieron en el 2008 y 2009, y los especuladores siguen campantes en Wall Street como si nada hubiera pasado, y en efectos, a ellos nada les pasó excepto una racha de buena suerte que les ha permitido ganar todo lo que la sociedad ha tenido que perder, como empleos, casas, vehículos, etc.

Así las cosas, y considerando que la especulación ha enriquecido a pocos y dejado en la miseria a muchos, debería tipificarse por lo menos como una contravención, pero mientras la especulación siga dando tanto dinero las cosas no cambiaran, y no cambiaran hasta que la sociedad entera reaccione y le pase una cuenta de cobro a la clase política superior a los beneficios que esta obtiene por la complacencia ante el actuar de los especuladores.

Temas relacionados

Opinar o comentar (Recuerda que somos de Colombia)

Una opinion en “¿Es la especulación un crimen?”
  1. Oniar Naólr dice:

    Eso se llama economía financiera; son considerados, estos especuladores, genios de las finanzas, ese editorial de la gran estafa, http://www.gerencie.com/la-gran-estafa-2.html , es espectacular. Son una clase social en donde ser delincuente, es signo de don o de bendición espiritual, y lo mas grave desde pequeños los educan con una convicción de que ellos pueden lo que los demás no; como por ejemplo, apropiarse del presupuesto nacional, inventar productos financieras irreales, jugar con las esperanzas de los semejantes; con la seguridad que el estado los rescatara. Solamente son castigados algunos que llegan a creer que la movilidad social es posible. Como para que aprendan que eso, de ser especulador financiero, es de “cache”, una clase social aparte.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.