¿Es lícito que el procedimiento y la decisión de despido provenga de una persona diferente al empleador?

Es común que las empresas deleguen funciones a ciertos empleados para con ello tomar decisiones administrativas que pueden finalmente culminar en despidos laborales, sin embargo para que dichas determinaciones tengan fuerza de ley (desde el punto de vista formal) se debe aclarar que sólo el empleador y de manera restrictiva sus representantes con plenas facultades ,como lo son los jefes de personal o el director de recursos humanos ; son quienes en últimas pueden perfeccionar la licitud en el proceso de despido de un empleado.

Cuando me refiero a representantes, hago alusión a la definición que consagra el art. 32 del C.S.T., y que lo define de la siguiente manera:

ARTICULO 32 del C.S. del T. REPRESENTANTES DEL EMPLEADOR. <Artículo subrogado por el artículo 1o. del Decreto Ley 2351 de 1965. El nuevo texto es el siguiente:> Son representantes del empleador, y como tales lo obligan frente a sus trabajadores, además de quienes tienen ese carácter según la ley, la convención o el reglamento de trabajo, las siguientes personas:

a). Las que ejercen funciones de dirección o administración tales como directores, gerentes, administradores, síndicos o liquidadores, mayordomos y capitanes de barco, y quienes ejercitan actos de representación con la aquiescencia expresa o tácita del empleador, y

b). Los intermediarios.”

Si bien es cierto, pensaríamos que dichas decisiones se restringen sólo y exclusivamente al empleador por ser éste quien en últimas  suscribe un contrato de trabajo, vemos que la norma permite la delegación de funciones bajo ciertos parámetros.

De allí, que por mero capricho el empleador no puede delegar a un subalterno dicha competencia, so pena de que el procedimiento que comprende un despido se declare nulo, es decir inválido y haya lugar al pago de indemnización por despidos sin justa causa.

Para entrar a calificar esta clasificación legal debemos analizar íntegramente aspectos tales como: naturaleza del cargo de quien inicia el procedimiento y finalmente toma la decisión, sus calidades académicas, proporcionalidad salarial en relación al cargo que se ejecuta, su inclusión en el manual de funciones, etc.

En la práctica ,existen empleadores que delegan muy habilidosamente funciones a empleados sin calidad de ser sus representantes para que inicien y lleven hasta términos el despido de un trabajador (ej.: al secretario(a),al practicante de derecho, al auxiliar contable, etc.) puesto que en últimas son los primeros los firmantes de todo documento y no dejan evidencia de la ilicitud en el procedimiento; sin embargo, ello deja al descubierto innumerables fallas en el proceso de despido que nos facilita (a los abogados) presentar y obtener decisiones laborales en favor de nuestros clientes.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.