¿Es procedente la aclaración del fallo de tutela?

Si bien es cierto, que el decreto que reglamenta la tutela no señala por ningún lado la procedencia de la aclaración de la sentencia, tampoco manifiesta su improcedencia,  por vía jurisprudencial se ha señalado la posibilidad de que las partes en la tutela puedan hacer uso de esta figura, sin embargo la misma jurisprudencia señalo las condiciones que debe cumplir la aclaración para que sea procedente:

  • Es indispensable como primera medida que sea presentada dentro del término de ejecutoria, es decir, tres días después de la notificación del fallo de la tutela.
  • Quien lo interpone debe ser parte en la tutela, es decir, que la parte se debe encontrar legitimada para poder solicitar aclaración.
  • Solo es procedente respecto a frases que se presten para generar duda o confusión.
  • Es necesario que las frases mencionadas anteriormente se encuentre en la parte resolutiva del fallo o influyan en él.

De acuerdo a lo señalado por las normas de procedimiento civil que son las que regulan la aclaración, contra la providencia que resuelve la aclaración no procede ningún recurso, independientemente a que se acceda a la aclaración o no.

Es fundamental el requisito del término de ejecutoria el cual es de tres días siguientes a la notificación del fallo, la cual puede efectuarse por cualquiera de los medios para notificar, es decir, por telegrama como señala el  decreto 2591 de 1991, personalmente, por conducta concluyente, por correo electrónico, etc., ya que si se hace fuera del tiempo de inmediato será negada la solicitud.

Cuando los requisitos para la procedencia de la aclaración se cumplan, podrá solicitarse esta incluso del  fallo de segunda instancia e inclusive de la sentencia que profiera la Corte Constitucional, cuando escoja la tutela para revisión, es decir, que la aclaración no procede ante la Corte Constitucional cuando la tutela simplemente es excluida de revisión, solo cuando esta se escoge para su análisis.

En conclusión si es procedente la aclaración de un fallo de tutela, solo que dicha solicitud para que proceda no debe ser arbitraria, sino reunir los requisitos señalados por la ley y la jurisprudencia, todo esto con la finalidad de salvaguardar el principio de inmediatez de la acción de tutela.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.