¿Es válida la estipulación que se hace a favor de un tercero?

Por lo general cuando una persona actúa a nombre de otra lo hace por medio de un mandato o poder; el mandato es un contrato por medio del cual una persona llamada mandatario se encarga de ejecutar ciertos negocios a nombre de su mandante. Sin embargo una persona puede hacer estipulaciones a nombre de otro sin que medie poder.

¿Son validas las estipulaciones que se hacen a favor de otro cuando se hace sin tener la representación de este?

Las estipulaciones hechas por una persona a favor de otra sin poder para representarla son validas siempre  y cuando este manifieste su aceptación ya sea expresa o tacita, de conformidad con lo establecido en el artículo 1506 del código civil, el cual señala lo siguiente:

“Cualquiera puede estipular a favor de una tercera persona, aunque no tenga derecho para representarla; pero sólo esta tercera persona podrá demandar lo estipulado; y mientras no intervenga su aceptación expresa o tácita, es revocable el contrato por la sola voluntad de las partes que concurrieron a él.

Constituyen aceptación tácita los actos que solo hubieran podido ejecutarse en virtud del contrato”. 

El requisito indispensable para que la estipulación a favor de otro sea válida, consiste en la aceptación por parte de este de dicha estipulación, una vez interviene la aceptación del tercero dicha estipulación reviste el carácter de irrevocable por ende solo el tercero puede demandar por ejemplo si trata de una obligación el cumplimiento de esta.

De igual forma cuando en un contrato una de las partes se compromete a que un tercero ha de dar, hacer o no hacer alguna cosa, de quien dicho contratante no es representante porque no se encuentra facultado para ello, el tercero por este hecho no contrae obligación alguna.

Al igual que en la estipulación a favor de un tercero, cuando una parte de contrato se compromete a que la obligación se cumplirá por un tercero, el tercero solo se encuentra obligado a cumplir dicha obligación cuando haya expresado su aceptación, es decir, haya ratificado el compromiso efectuado por el contratante. En caso de no haber ratificación por el tercero el otro contratante tiene acción contra quien hizo la promesa para que este le indemnice los perjuicios causados.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.