Esa manía que tiene nuestro legislador por complicar las cosas

Las normas tributarias colombianas son complejas, imprecisas en muchos casos y hasta contradictorias, y si miramos con detalle la reciente reforma tributaria encontramos algunas diferenciaciones inútiles, que sólo complican más lo que ya es complicado.

Para no extendernos tanto, abordaremos sólo un ejemplo, el que tiene que ver con la exoneración de aportes parafiscales y de salud para personas jurídicas y naturales.

El artículo 25 de la ley 1607 de 2012 trata sobre la exoneración de los aportes al SENA y al ICBF y respecto a las personas jurídicas dice que se exonera del pago por aquellos trabajadores que tengan un salario de hasta 10 salarios mínimos mensuales.

Pero tratándose de personas naturales, la exoneración será por aquellos trabajadores que devenguen menos de 10 salarios mínimos mensuales, por lo que el tope para la exoneración es diferente entre personas naturales y jurídicas:

Personas jurídicas: Hasta 10 salarios mínimos

Personas naturales: Menos de 10 salarios mínimos

Hasta no es li mismo que menos. Es evidente  por un trabajador que tenga un salario igual a 10 mínimos, en caso  que su empleador sea persona jurídica no se deben pagar parafiscales, y si su empleador es una persona natural sí se deben pagar parafiscales.

Pero si ello no enreda lo suficiente la situación, dice el parágrafo 1 artículo 25 que “Los empleadores de trabajadores que devenguen más de diez (10) salarios mínimos legales mensuales vigentes, sean o no sujetos pasivos del impuesto sobre la renta para la equidad -CREE, seguirán obligados a realizar los aportes parafiscales y las cotizaciones de que tratan los artículos…”.

Este parágrafo no hace distinción entre empleadores personas jurídicas o naturales, por lo que el trabajador de un  empleador persona natural que devengue exactamente 10 mínimos queda en el limbo y no se sabe si por el hay que aportar o no parafiscales.

Esta diferencia de topes aplica también para los aportes patronales a salud, pues el artículo 31 de la ley 1607 de 2012 que modifica el artículo 204 de la ley 100 del 93 y que por su redacción se interpreta que sólo aplica a personas jurídicas, habla de hasta 10 salarios mínimos mientras que el artículo 25 de la misma ley que exonera de los aportes a salud de las personas naturales empleadoras establece ese tome a menos de 10 salarios mínimos.

Esta diferenciación hace que sea más complicada la estandarización de las aplicaciones que se diseñen para liquidar los aportes parafiscales y de salud.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.