Especial de Bancarización II

En el artículo anterior, aclaramos la generalidad de los sujetos y la excepción en relación con los operadores de juegos de suerte y azar, adicionalmente, las consecuencias de dicha calificación en relación con el cálculo de la limitación y los porcentajes diferenciales a los mismo.

En esta oportunidad analizaremos el modo en el que algunos han interpretado la norma para efectos de la comparación.

La norma por el año 2014 señala:

PAR. Podrán tener reconocimiento fiscal como costos, deducciones, pasivos o impuestos descontables, los pagos en efectivo que efectúen los contribuyentes o responsables, independientemente del número de pagos que se realicen durante el año, así:

– En el primer año, el menor entre el ochenta y cinco por ciento (85%) de lo pagado o cien mil (100.000) UVT, o el cincuenta por ciento (50%) de los costos y deducciones totales.

En ese sentido, algunos argumentan que el paso inicial es comparar el 85% de lo pagado con los 100.000 UVT, y una vez determinado el menor valor de los mismos, proceder a compararlo nuevamente con el 50% de los costos y deducciones totales.

Miremos el siguiente ejemplo

Bajo esta interpretación, lo primero es comparar el menor valor entre $1.500.000.000 y $2.748.500.000.000, lo que  nos da como resultado $1.500.000.000 y posteriormente decidir entre dicho valor y $1.900.000.000, tomando como deducible los $1.900.000.000 pues no habría necesidad de tomar el menor valor, sino simplemente decidir. El argumento principal de esta tesis, es de tipo gramatical, entendiendo que existe una coma (,) después de hacer referencia a los UVT.

Sin embargo, esta tesis encuentra una negación contundente, pues la Corte Constitucional mediante sentencia C-249 de 2013 señala:

5. Como se puede apreciar, el Parágrafo dice afirmativamente que podrán tener reconocimiento fiscal como costos, deducciones, pasivos o impuestos descontables, “los pagos en efectivo”. Sin embargo, luego especifica que sólo lo obtendrán aquellos pagos “que efectúen los contribuyentes o responsables, independientemente del número de pagos que se realicen durante el año, así”, y a continuación establece unos parámetros diferenciados por el año de aplicación. Establece que “en el primer año” el reconocimiento fiscal se le dará al pago en efectivo hecho hasta el menor valor entre tres opciones: el 85% de lo pagado, 100.000 UVT o el 50% de los costos y deducciones totales. En “el segundo año”, el reconocimiento tributario se le dará al que sea menor entre el 70% de lo pagado, 80.000 UVT o el 45% de los costos y deducciones totales. En “el tercer año”, el reconocimiento será para el menor entre el 55% de lo pagado, 60.000 UVT o el 40% de los costos y deducciones totales. Y “[a] partir del cuarto año” será reconocido fiscalmente el pago menor entre el 40% de lo pagado, 40.000 UVT o el 35% de los costos y deducciones totales.

La sentencia es clara en determinar que son tres las opciones y no deja duda sobre cómo debe interpretarse el artículo 771-5. En el caso del ejemplo anterior, bajo los parámetros de la corte constitucional se debe entender que estamos frente a tres circunstancia y simplemente aplica la menos, es decir, son deducibles $1.500.000.000 que obedecen al 85% de lo pagado y no  $1.900.000.000 como se analizó de forma errónea.

Por lo tanto, no existe asomo de duda en que se está frente a tres situaciones de las cuales obligatoriamente aplica el menor valor de las tres. En la próxima entrega analizaremos otros problemas que surgen en la práctica de la bancarización.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

Una opinión
  1. GUSTAVO RAMIREZ dice:

    tengo 62 años, con pension por invalidez, pero ya recupere la salud (ficticiamente), en el tiempo de servicio me faltan 30 dias para cumplir los 20 años de servicio...Debo regresar a las labores de antes? o que pasara conmigo? cumplire en abril del 2.017 los 63 ños....MIL GRACIAS POR SACARMEN DE LA DUDA....

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.