Especial de Bancarización III

Siguiendo con nuestro especial de bancarización, en esta oportunidad haremos referencia al concepto de “pagado”, y la diferencia entre no deducibilidad y limitación de pagos en efectivo como lo pretende la norma.

El apartado del artículo 771-5 dispone señala:

PAR. Podrán tener reconocimiento fiscal como costos, deducciones, pasivos o impuestos descontables, los pagos en efectivo que efectúen los contribuyentes o responsables, independientemente del número de pagos que se realicen durante el año, así:

– En el primer año, el menor entre el ochenta y cinco por ciento (85%) de lo pagado o cien mil (100.000) UVT, oel cincuenta por ciento (50%) de los costos y deducciones totales.

Ahora bien, ¿será que el articulo limita las deducciones o limita es el uso del efectivo? Algunos tienen la teoría de que es una limitación a la deducción. Sin embargo, un ejemplo nos llevará a dirimir esta situación.

Miremos el siguiente caso: Una empresa, realizó un solo pago por valor de $5.000.000, y tuvo un total de costos y deducciones de $3.800.000.000. Los límites porcentuales para este caso serían:

¿Quiere decir esto que solo tiene derecho a deducir $4.250.000? de ninguna manera, en este caso tendría derecho al total de sus deducciones o costos. Y lo que se debe leer del ejemplo, es que el límite de los pagos en efectivo es de $4.250.000 y que solo hasta dicho monto proceden las deducciones o costos que cuyas obligaciones se haya extinto exclusivamente mediante el pago en efectivo. Por lo tanto, reiteramos que tendría derecho a la totalidad de las deducciones.

En segunda medida en relación con lo “pagado”, debemos dejar claro que no hace distinción si lo pagado en efectivo, sino a lo pagado en forma genérica, es decir que la base de cálculo sobre el cual aplica el 85%, incluye tanto el efectivo como las demás formas de pago incluida los pagos en especie.

Por ejemplo, un contribuyente realizo los siguientes pagos durante el año:

La norma puntualiza “En el primer año, el menor entre el ochenta y cinco por ciento (85%) de lo pagado…” y no hace distinción alguna. Por lo tanto lo correcto es que la base para aplicar el porcentaje sea la sumatoria de todos los valores incluidos en el cuadro, es decir $925.000.000 x 85% lo que nos da un resultado de limitación al efectivo de $786.250.000.

Como segunda medida, en relación con el concepto de “pagado”, no hace distinción  entre si lo pagado tiene destinación de costo o deducción, o si aplica a activos fijos o inventarios. Y en ese sentido, el concepto de pagado abarca  la totalidad de las erogaciones y no solo lo pagado por concepto de costos y deducciones. Así, si por ejemplo un contribuyente decide comprar un activo fijo, lo pagado por dicho activo sirve para la sumatoria de la base de cálculo sobre la cual aplica el 85%, lo que termina siendo beneficioso para el contribuyente, pues no es lo mismo el 85% de los pagado únicamente en costos y deducciones que el 85% del total de los pagado por los distintos conceptos.

En conclusión, encontramos que la no deducibilidad no es un concepto propio sino que lo que realmente se presenta es una limitación al uso del efectivo relativa a los porcentajes planteados por el artículo 771-5, y aunque parezca algo lógico, no es menos cierto que muchos interpretamos en algún momento dicha medida como el acabose de las operaciones en efectivo.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.