Especialízate y triunfa con tu marca personal

Cuando alguien tiene problemas sobre algo en concreto, ¿qué es lo que busca? A un especialista. No busca a una persona que sepa de muchas cosas, quiere que alguien especializado y posicionado como experto en ese sector para resolver su duda.

De hecho, cuando pones la televisión, la radio o cualquier medio todos los invitados en programas de temáticas más serias suelen ser especialistas. Es lógico porque cuando se tilda a alguien de experto o especialista en algo, se tiende a hacer mucho más caso a cualquiera de sus consejos u opiniones.

Con la marca personal pasa exactamente lo mismo. ¿Quién va a creer en ti si te presentas como experto en muchas temáticas distintas? Nadie, porque es imposible ser un experto de tantas cosas diferentes.

Las limitaciones de la especialización

El miedo más grande a especializarte es pensar que estás reduciendo tu mercado y que tendrás menos clientes que si no lo haces. Esto es una mentira muy grande, ya que de hecho si no te especializas lo más probable es que no consigas absolutamente ningún cliente.

Antes de la revolución del mundo 2.0 podías conseguir clientes sin estar demasiado especializado, pero ahora con realizar una búsqueda en Google podremos encontrar para cada profesión no solo un experto, sino varios, y además incluso expertos en un solo ámbito de dicha profesión.

La súper especialización, el camino a seguir

Ya nadie quiere encontrar un abogado, ahora se busca conseguir un abogado especialista en aquello por lo que tengas que ir a un juicio. Esto ocurre de igual manera en todas las profesiones, ya que los profesionales súper especializados son aquellos que mejor pueden responder a un problema en concreto.

Ten en cuenta que profesionales “básicos”, por llamarlos de alguna manera, hay miles y de hecho cada año salen más de las propias universidades. Todos compartís el mismo título y eso no os va a diferenciar a la hora de promover vuestra marca personal.

Sin embargo, si tú te has especializado en un campo muy demandado dentro de tu profesión y llevas un tiempo trabajando en él, tendrás una ventaja más que importante contra el resto de competidores.

La especialización ayuda a subir los precios

Si no te dedicas a perder el tiempo intentando ser un “experto” en varios ámbitos o intentando que el resto crea que lo eres, podrás centrarte en mejorar en tus procesos y eso marcará una clara diferencia entre lo que tú ofreces y lo que ofrece el resto.

Esa diferencia es vital si eres un freelance o tienes una empresa cuya fama viene de tu nombre y apellidos. Si tu marca personal está trabajada, te has convertido en un experto súper especializado y es difícil que se encuentre a otro igual que tú, podrás subir los precios porque lo que tú das a cambio no lo da nadie.

Las personas pagan por la confianza y por el nombre más que por los propios productos o servicios. Si todo el mundo te considera el “mega experto” de tu pequeño nicho de mercado, las recomendaciones empezarán a llegar y el trabajo llamará a tu puerta.

La importancia de decir que no

Cuando un freelance se lanza a un viaje en solitario y empieza a especializarse, corre el riesgo de que le lleguen clientes que “le piden de todo”. Además de lo que tú sabes hacer, te piden que hagas cosas complementarias que, si bien conoces o tienes dominio de ellas, no son tu principal especialidad.

A todas esas cosas di que no. Tú debes elegir lo que ofreces a tus clientes y no al contrario, ya que no siempre el cliente tiene la razón. Si no dices que no, corres el riesgo de acabar trabajando en algo que no te apasiona, cansado de lo que haces e incluso perder todo ese potencial que te había dado el especializarte porque no te queda tiempo para seguir mejorando.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.