Estabilidad laboral reforzada prima sobre vencimiento del término fijo del contrato de trabajo

Como se recordará, en la sentencia T-277 del 2012, la Corte Constitucional negó el amparo deprecado por un trabajador que había sido desvinculado de la empresa sin autorización del inspector de trabajo a pesar de que gozaba de estabilidad laboral reforzada, tras considerar que la misma no era necesaria cuando dicha desvinculación sobrevenía como consecuencia  del vencimiento del plazo fijo pactado en el contrato de trabajo.

Pues bien, ahora en la sentencia T-383 de 2014 la Corte adopta una posición diferente al señalar que el trabajador beneficiado con dicho amparo no puede ser desvinculado de la empresa salvo que incurra en falta grave capaz de derrumbar el contrato y siempre y cuando medie autorización del inspector de trabajo.

La nueva doctrina de la Corte fue adoptada por esa Corporación al ocuparse del siguiente caso: 

El señor Alejandro Cañas Badillo formuló acción de tutela contra Ecopetrol S.A., por considerar violados sus derechos fundamentales a la seguridad social, al trabajo, al mínimo vital y a la estabilidad laboral reforzada, y por tanto solicitó al juez ordenar a la demandada su reintegro o su reubicación en un cargo ajustado a sus circunstancias.

El señor Cañas tiene 48 años de edad y laboró en Ecopetrol S.A. desde el 04 de septiembre de 1989 hasta el 15 de julio de 2013, tiempo durante el cual estuvo vinculado a esa empresa a través de varios contratos de trabajo a término fijo.

A través de carta del 17 de enero de 2013, la empresa le comunicó que el 15 de julio de 2013 se le terminaría su contrato, sin aducir la existencia  de justa causa.

El accionante acreditó que laboró durante cerca de 25 años para la entidad accionada de manera no continua, de los cuales 14 años, 7 meses y 16 días prestó sus servicios de manera continua.

Señaló que durante su permanencia en la entidad empezó a sufrir la enfermedad de vitiligio, razón por la cual se encontraba en controles médicos cada dos meses con el médico especialista en dermatología, quien señaló como causa principal de su estado la contaminación en su lugar de trabajo.

Conoció del asunto en primera instancia  el Juzgado Primero Penal del Circuito de Barrancabermeja.

La empresa contestó la demanda señalando que con las bonificaciones y auxilios que de manera generosa le entregaría al trabajador durante los años que le hacían falta a éste para obtener la pensión, se le garantizaba  la estabilidad laboral y estabilidad económica en la vejez.

El Juzgado a quo decidió no conceder la estabilidad laboral solicitada por  considerar que no se encontraba probado un perjuicio actual e inminente en los derechos constitucionales deprecados por el actor, y le reprochó no haber aportado prueba idónea alguna, a través de la cual se pudiera concluir que la terminación del contrato se hubiera dado, como él lo afirmó, en razón de su condición de salud.

“Igualmente, consideró que la razón tenida en cuenta  por Ecopetrol S.A. para dar por terminado el contrato de trabajo del actor es objetiva y fundamentada en el cumplimiento del plazo o término pactado, por lo que no puede afirmarse que exista un trato discriminatorio por parte del empleador accionado”.  

El actor apeló el fallo aduciendo que no fueron examinadas rigurosamente las pruebas documentales que fueron allegadas al proceso, “desconociéndose así su actual estado de salud que lo obliga a estar en continuo tratamiento”.

Afirmó el apelante que la enfermedad que padece fue causada por su trabajo en la entidad accionada y que se trata de una patología progresiva. Indicó que dado su estado de debilidad manifiesta, “no podía ser despedido sin mediar autorización del Inspector de Trabajo.”

La Sala de Decisión Penal del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bucaramanga revocó el fallo del Juzgado, y en su lugar, concedió el amparo transitorio de los derechos fundamentales invocados por el accionante, luego de considerar que debido a la enfermedad que éste presentaba era visible que se encontraba en una situación de debilidad manifiesta.

La Sala concluyó que la acción de tutela era procedente como mecanismo transitorio para solicitar el reintegro del actor, dado que los instrumentos ordinarios laborales “no respondían a la urgencia e irremediabilidad del perjuicio que eventualmente podría ocasionar la situación de desempleo del actor, pues el actor cuenta con una edad avanzada que le dificultaría la consecución de un nuevo empleo.”  

Así mismo destacó que la entidad accionada no contó con la autorización de la oficina de trabajo para terminar el contrato de trabajo del accionante, requisito imprescindible para avalar la legalidad de la decisión.

Por lo anterior, resolvió ordenar el reintegro: 

La Sala Tercera de Revisión de la Corte resolvió revisar el fallo del Tribunal, y concluyo que Ecopetrol S.A. había quebrantado  los derechos fundamentales a la seguridad social, al trabajo, al mínimo vital y a la estabilidad laboral reforzada del señor Alejandro Cañas Badillo, “en razón a que su contrato laboral a término fijo fue dado por terminado sin autorización previa de la Oficina de Trabajo, tratándose de una persona que se encontraba enferma y para la cual está prevista la figura de la estabilidad laboral reforzada, situación que no fue tenida en cuenta por la entidad accionada.” 

Y como consecuencia de lo anterior confirmó la sentencia proferida por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bucaramanga a través de la cual se había concedió transitoriamente el amparo.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.