Estado de flujo de efectivo. Objetivo e introducción

NIC 7 se denomina Estado de flujos de efectivo, y tiene como objetivos principales los siguientes[1]:

  • Suministrar a los usuarios de la información financiera las bases para evaluar la capacidad que tiene la entidad para generar efectivo y equivalentes al efectivo.
  • Conocer las necesidades de liquidez que tiene una entidad.
  • Suministrar información sobre los cambios históricos en el efectivo y equivalentes al efectivo.
  • Clasificar los flujos de fondos del periodo en actividades de operación, inversión y financiación.

NIC 7 tiene como propósito que los usuarios puedan evaluar los flujos de efectivo que es capaz de generar una entidad, esta información es supremamente útil para conocer las necesidades de recursos que una entidad puede tener en el futuro, así como para comprender la capacidad de la entidad para atender sus necesidades en un futuro.

NIC 7 menciona la palabra “efectivo y equivalentes al efectivo”, como el rubro sobre el cual se debe suministrar información en relación con sus variaciones y necesidades por parte de la entidad.

El estado de flujos de efectivo es un estado financiero de presentación obligatoria, de forma comparativa, según lo establece NIC 1 y el párrafo 1 de NIC 7.

El estado de flujos de efectivo reemplazó a partir del año 1977 al estado de cambios en la posición financiera, el cual no es requerido actualmente por las NIIF, pero si por la normativa colombiana.

Según Vargas soto (2007)[2] el estado de flujos del efectivo responde a la pregunta que se hacen los inversionistas en relación a ¿por qué si recibieron una cantidad de dinero interesante no le genera una utilidad o recursos necesario para cubrir sus costos y gastos?, ¿A dónde fueron a parar los fondos?

Dentro de los beneficios más comunes del estado de flujos de efectivo tenemos los siguientes:

  • Permite a los usuarios evaluar la capacidad que tiene la empresa para generar efectivo y equivalentes al efectivo.
  • El estado de flujos de efectivo presenta pocas variaciones ante tratamientos contables diferentes, lo cual permite mayor comparabilidad. (por ejemplo usar el método del costo o el de revaluación en PPYE, no tiene efectos sobre el flujo de efectivo en la entidad).
  • Permite proyectar al usuario de la información financiera la situación financiera de la entidad y la capacidad de la misma para cubrir sus obligaciones en el tiempo.

La historia del flujo de efectivo la remontaremos a Norteamérica en lo siguiente[3]:

Año 1961: El Instituto Norteamericano de Contadores Públicos (AICPA), patrocinó una investigación en esta área y concluyó que “el estado de los recursos[4]” fuera incluido en todos los informes anuales con destino a los accionistas, y que formaran parte de la opinión del auditor.

Año 1963: El Consejo de Principios de Contabilidad (APB) emite la opinión APB No 3 en la cual cambia el nombre, denominándolo “estado del origen y aplicación de los recursos”, como un estado complementario, pero no obligatorio.

Año 1971: el APB emite su opinión No 19, en la cual eliminaba su opinión No 3, modifica el nombre del estado y obliga a ser presentado como parte integral de los estados financieros, su nombre fue “Estado de Cambios en la Situación Financiera”.

Año 1973: se crea el Consejo de Normas de la Contabilidad Financiera (FASB) en reemplazo del APB, el cual encuentra una serie de falencias en el estado de cambios en la situación financiera en relación a la comparabilidad y al término “fondos”.

Año 1988: el pronunciamiento FAS-95 modifica el nombre al de “Estado de flujos de efectivo”, obligatorio para todas las entidades.


[1] Objetivo de NIC 7

[2] Reinaldo Vargas Soto, Estado de flujos de efectivo, septiembre 7 de 2007, revista Inter Sedes volumen VIII (14-2007).

[3] Tomado de Reinaldo Vargas Soto, Estado de flujos de efectivo, septiembre 7 de 2007, revista Inter Sedes volumen VIII (14-2007).

[4] Como se conoció inicialmente al estado de flujos de efectivo

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.