Estados financieros sobre los que debe trabajar el asesor tributario

Inicio » Impuestos. » (14 / 05 / 2011 )

Quien se desempeña como asesor o consultor tributario en algunos casos trabaja con estados financieros,  cuanto menos con un balance de comprobación, puesto que necesita conocer la información financiera de la empresa para poder tomar decisiones o hacer recomendaciones.

El problema está en que por lo general, al asesor tributario no le entregan estados financieros oficiales ni mucho menos certificados, lo que puede resultar siendo un riesgo para el asesor en el futuro.

La empresa está constantemente haciendo ajustes a su contabilidad, a sus políticas contables, por lo que no es de extrañar que los estados financieros que genere el software contable sean diferentes cada día, cada semana.

Si el asesor o consultor tributario llegara a tomar decisiones de importancia sobre un estado financiero que luego resulta modificado, puede tener inconvenientes, puesto que si se equivoca, la empresa podría en el futuro indicarle algún proceso de reclamación.

Es por ello que resulta adecuado exigir que los estados financieros estén firmados por el contador público y de ser posible por el representante legal, puesto que en el futuro el asesor o consultor podrá demostrar sobre qué valores fue que tomó las decisiones, en caso de que la empresa los cambie y ello conlleve a un error.

No son pocas los asesores y consultores tributarios que han tomado decisiones equivocadas como consecuencia de cambios que la empresa hace y no reporta, lo que hace necesario “curarse en salud” y siempre exigir información que esté avalada por el contador y/o el representante legal.

Temas relacionados

Siéntase libre de opinar


En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.