Estados unidos devaluando su moneda al mejor estilo del tercer mundo

Definitivamente los tiempos están cambiando. Todo parece indicar que los estados unidos están recurriendo a la devaluación de su moneda como herramienta para sortear su crisis económica, estrategia en otrora exclusiva del tercer mundo.

Ante la pérdida de competitividad de la industria norteamericana frente la asiática, los Estados unidos parecieran estar apostando por la devaluación del dólar como medida para ganar cierta competitividad en el mercado externo e incluso en el interno.

Desde hace un tiempo, el dólar se ha venido devaluando, especialmente frente al euro, y los Estados unidos no parecen estar muy interesados en revertir esa situación.

Aunque la devaluación del dólar pone en peligro su hegemonía como moneda mundial, eso no parece ser tan prioritario para el gobierno estadounidense como su problema de competitividad,  problema que ya ha llevado a la quiebra a grandes industrias que no han podido sobrevivir a la feroz competencia de sus pares asiáticas, especialmente las empresas chinas, que gracias a sus bajos costos de producción, en gran parte por los bajos salarios, han logrado ganar buena porción del mercado mundial e incluso del mercado doméstico en los estados unidos, y por supuesto que en detrimento de la compañías estadounidenses.

Durante años, la devaluación de la moneda ha sido la receta favorita de los países del tercer mundo para compensar su baja productividad y competitividad, y resulta extraño, o por lo menos curioso, que hoy los estados unidos estén recurriendo a la misma estrategia.

MÁS SOBRE >

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.