Estrategias de planeación tributaria agresiva y firmeza de la declaración de renta según el proyecto de reforma tributaria

Está bien que el Estado luche por los recursos que considere le pertenecen, de hecho compita con otros Estados para lograr un mejor recaudo con el cual garantice el bienestar de sus ciudadanos.

Sin lugar a dudas, la estructura comercial y societaria ha evolucionado a un ritmo vertiginoso sin que los Estados se hayan puesto de acuerdo en cómo hacer para lograr evitar un mínimo de identificación de sus estructuras y su tributación.

En base a ello, planes como BEPS y organismos como la OCDE, el FMI, el CIAT han enfocado sus esfuerzos en determinar una red entre países que permita unos mínimos de tributación, para unos estados o para todos los estados dependiendo de la óptica.

El proyecto de reforma tributaria justifica la implementación de un régimen de revelación obligatoria de estrategias de planeación tributaria agresiva de la siguiente manera:

En la actualidad, la DIAN dispone de ciertas fuentes de información como lo son los procesos de auditoría, las consultas que de manera general y abstracta se elevan a la administración, las denuncias de parte de terceros, la información contenida en las declaraciones tributarias y la información exógena. Sin embargo, estas fuentes de información no resultan adecuadas para que la administración diseñe una verdadera política de lucha contra los esquemas que pueden representar un riesgo de BEPS.

Reconoce la entidad  que no posee capacidad de diseño de una política de lucha contra esquemas de riesgo tributario o que erosionen la base gravable. Por ello el promotor, entendido como el que diseña la estrategia tributaria agresiva debe reportar a la Dian los esquemas que puso a disposición del usuario (contribuyente)  y la DIAN lo dará un NIE (número de identificación de la estrategia, que este deberá entregar al usuario.

A su turno el usuario deberá reportar a la DIAN la estrategia que el promotor puso a su disposición  señalando las declaraciones tributarias objeto de aplicación de la estrategia 30 días después de que le entreguen el NIE al promotor.

Es decir, el asesor tributario debe enviar un reporte de lo que asesoró y le dan un código que le entrega al cliente, y el cliente con ese código revela que fue lo que le dijo el asesor tributario.

Todos con un fin esencial, implementar programas de fiscalización basados en dichas estrategias, y tomar medidas para que estas estrategias sean usadas a futuro.

Sin perjuicio de respectar a todos y cada uno de los funcionarios de la DIAN, y más allá de que el fundamento sea una medida de BEPS, al  contribuyente y menos al asesor, no se le puede endilgar la falta de talento humano calificado de la entidad.

El problema de este asunto es que uno y otro reporte cuentan con una norma sancionatoria que no es otra cosa que señalar la firmeza de las declaraciones de renta tanto del asesor (promotor) como del cliente (usuario). En el caso del asesor la firmeza de la declaración de renta empieza a correr a partir de la fecha en que informe la estrategia que le entregó al cliente. Y la firmeza de la declaración del cliente empieza a correr desde que presente la declaración de renta y entregue el reporte de estrategia tributaria, es decir que sin reporte no hay firmeza para el cliente.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.