Excepciones frente a la acción cambiaria. Excepción decima segunda del artículo 784 del C. de Co.

Las derivadas del negocio jurídico que dio origen a la creación o trasferencia del título, contra el demandante que haya sido parte en el respectivo negocio o en contra cualquier otro demandante que no sea tenedor de buena fe exenta de culpa, esto es, las derivadas del negocio causal

 Hemos tenido como base que los títulos valores son aquellos documentos literales y autónomos que facultan a su tenedor conforme a la ley de circulación para reclamar el derecho económico que en ellos se incorpora, que de ser insatisfecho oportunamente por el deudor, conlleva respecto suyo, el ejercitamiento de la acción cambiaria o de cobro judicial en su contra.

Sea este el momento para contextualizarnos, traer a referencia como el titulo valor es la consecuencia natural,  de un negocio jurídico previo, entendiendo este, como la concurrencia de una  o varias declaraciones de voluntad dirigidas a la producción de un determinado efecto jurídico, valga la aclaración, efectos jurídicos como la compraventa, la permuta, el arrendamiento, la consignación, la distribución, el suministro, el mutuo, entre otros, para tener entonces que el negocio jurídico que da origen al titulo valor, es el denominado negocio causal [arranque, procedencia, creación, fuente, entre muchas acepciones sinonímicas]  de tal manera que, si no existiere causa en el negocio, este naturalmente no existiría, asi como que dicha causa, estar alterada en alguno de sus requisitos, conlleva la modificación en el desarrollo o ejecución del negocio.

En este entendido, las excepciones derivadas del negocio causal, son aquellas que en principio, solamente podrá proponer el demandado al demandante con quien haya tenido el negocio original, esto es con quien haya convenido en la creación del titulo valor, tanto asi como de manera particular, contra el tercero que conociendo las falencias del negocio causal, concurre  precariamente amparado en el principio de circulación, a demandarlo,  pretendiendo cubrir con mala fe, al participe inicial haciendo creer su desconocimiento frente a tales connotaciones.

Las excepciones derivadas del negocio causal, al no ser limitativas, comprende cuanta hipótesis o variable se presente en el curso del nacimiento, existencia, nulidad, simulación, ineficacia, cumplimiento, extinción de aquel, con lo que, en caso de una relación cambiaria directa entre quienes participan en el negocio causal, no basta la simple afirmación del demandado en cuanto a que dicho negocio es inexistente, nulo, simulado, ineficaz, incumplido, o terminado, sino que, deberá fehacientemente probar la esencia de su dicho con cuanto medio probatorio disponga; al tiempo que, de enfrentar una relación cambiaria indirecta, esto es, frente a un tercero que alega que el titulo valor lo recibió producto de la ley circulación, adicionalmente a probar la afectación del negocio causal, deberá también probar la condición de mala fe de este tercero, en cuanto el negocio entre este y el beneficiario inicial del titulo valor carece de causa y se ha hecho solo para aparentar de legalidad la acción cambiaria que ejecuta.

Típico ejemplo de esta singularización ultima, la practica profesional nos la desenmascaró en relaciones de mandato de algunas oficinas de cobranza en Cundinamarca y Bogotá, regentadas por abogados inescrupulosos que recibiendo títulos valores en blanco con endosos igualmente en blanco, para ser utilizados en procuración para actuar en nombre de sus titulares con base en condiciones ciertas de negocio, procedieron a concretarlos en propiedad para diligenciar letras de cambio y pagarés con sumas de dinero no correspondientes a los negocios iniciales y así demandar como “terceros”  a nombre propio a los iniciales obligados, cercenando de mala fe cualquier posibilidad de reclamo frente a quien originalmente habían concurrido en el negocio causal, salvo con la asistencia de Abogados especializados y experimentados en estas lides de los títulos valores, cuyos honorarios son mucho más altos que el valor de la obligación reclamada, siendo este el convencimiento de actuar de estos chepitos de mala muerte.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.