Exención de aplicación del impuesto diferido en las NIIF para las pymes en adopción por primera vez

Cuando una entidad del grupo adopta por primera vez las NIIF para las Pymes deberá aplicar la sección 35, dentro de esta sección está el párrafo 35.10 (h),  el cual lista un grupo de exenciones que la entidad podrá aplicar por única vez,  entre las cuales encontramos la exención para la aplicación del impuesto diferido.

Párrafo 35.10. Una entidad podrá utilizar una o más  de las siguientes exenciones  al preparar sus primeros estados financieros.

h) . Impuestos diferidos. No se requiere que una entidad que adopta por primera vez las NIIF para las PYMES reconozca, en la fecha de transición a la NIIF PARA LAS PYMES, activos por impuestos diferidos ni pasivos por impuestos diferidos relacionados con las diferencias entre la base fiscal y el importe en libros de cualesquiera activos o pasivos cuyo reconocimiento por impuesto conlleve un costo o esfuerzo desproporcionado.

De acuerdo este párrafo una entidad que adopte las NIIF para las Pymes por primera vez podría usar la exención para no calcular el impuesto diferido en sus primeros estados financieros. El párrafo 35.10 (h) exime a las entidades de reconocer un activo o pasivo por impuesto diferido a la fecha de transición de las NIIF  para las Pymes, únicamente cuando tal reconocimiento implica un esfuerzo o costo desproporcionado, esto quiere decir que no es una elección libre, y su medición está sujeta a que si se deriva a un costo o esfuerzo desproporcionado.

Es de notar que en muchas partes de la norma se nombra esfuerzo o costo desproporcionado, pero en ninguna parte de la norma se describe que es o como se reconoce un costo o esfuerzo desproporcionado.

Se debe tener en cuenta no confundir, “el costo o esfuerzo desproporcionado”, con el término impracticable, que significa que existe un gran obstáculo. La aplicación de un requisito será impracticable únicamente cuando  la entidad no pueda aplicarlo tras efectuar todos los esfuerzos razonables para hacerlo, mientras que el costo o esfuerzo desproporcionado, resultaría cuando la aplicación de un requerimiento no es impracticable porque sería oneroso, un ejemplo claro es cuando en la medición del impuesto diferido se contrata a un especialista para su cálculo, cuyo honorario (cobrado por el especialista) resulta ser demasiado costoso, lo cual no sería justificable ante la lógica profesional.

En el marco normativo para los preparadores de información financiera para las Pymes  adoptado  por Colombia en el decreto 3022 de 2013, corresponde a las Normas Internacionales de Información Financiera para las Pymes de Julio de 2009, y hasta la fecha el IASB no ha presentado nuevas modificaciones, solo hasta la fecha existe la propuesta de modificaciones de 2015 a las NIIF para las Pymes.

En el cual se adiciona los párrafos 2.14 A a 2.14 D  en que se describe el esfuerzo o costo desproporcionado, en el párrafo 2.14 A en la sección de las NIIF para las Pymes que diría lo siguiente:

2.1B la consideración de si la obtención o determinación de la información necesaria para cumplir con un requerimiento involucraría esfuerzo o costo desproporcionado depende de las circunstancias específicas de la entidad y el juicio de la gerencia de los costos y beneficios de la aplicación de ese requerimiento. Este juicio requiere la consideración de la forma en que puede afectarse las decisiones económicas de los que esperan usar los estados financieros por no disponer de esa información. La aplicación de un requerimiento involucraría costo o esfuerzo desproporcionado por parte de un PYME, si el incremento de costo (por ejemplo honorarios de tasadores) o esfuerzo adicional (por ejemplo, esfuerzos de los empleados) superan sustancialmente los beneficios que recibirían de tener esa información quienes esperan usar los estados financieros de las Pymes. Una evaluación del esfuerzo o costo desproporcionado por parte de una PYME de acuerdo con esta NIIF constituirá habitualmente un obstáculo menor que la evaluación del esfuerzo o costo desproporcionado por parte de una entidad con obligación publica de rendir cuentas porque las PYMES no rinden cuentas a terceros que actúan en el mercado.

Esta sería la adición que se haría en las NIIF para las Pymes referente al término del esfuerzo o costo desproporcionado que no se aclara en el marco técnico normativo de julio de 2009, adoptado por el decreto 3022 de 2013.  El cual se puede usar como definición o guía (no oficial) de un costo o esfuerzo desproporcionado aplicable a la exención del impuesto diferido (párrafo 35.10 (h) de las NIIF para las Pymes)

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.