Firmeza de la declaración tributaria cuando su saldo a favor es imputado en la siguiente declaración

Debido a que la firmeza de una declaración cuyo saldo a favor es solicitado en devolución, cambia con respecto a la regla general, algunos contribuyentes han llegado a considerar que sucede lo mismo cuando el saldo a favor en lugar de ser solicitado en devolución, es imputado en la siguiente declaración.

Supongamos que la declaración de renta del año gravable 2008 arrojó un saldo a favor, saldo a favor que fue imputado en la declaración de renta del año gravable 2009. La inquietud es: ¿cuándo queda en firme la declaración de renta del año gravable 2008?

Supongamos que el plazo para presentar la declaración de renta del 2008 venció el 10 de junio de 2009 y que dicha declaración no se acogió al beneficio de auditoría. Supongamos también que se presentó oportunamente.

Según la regla general contemplada por el artículo 714 del estatuto tributario, dicha declaración queda en firme dos años después del vencimiento del plazo para declarar, es decir que la declaración de nuestro supuesto queda en firme el 10 de junio de 2011.

Pero resulta que el saldo a favor de la declaración del 2008 se imputó en la declaración de renta del 2009. ¿Tal circunstancia hace que la firmeza de la declaración del 2008 ya no se alcance el 10 de junio de 2011?

Veamos lo que dice el artículo 714 del estatuto tributario:

Firmeza de la liquidación privada. La declaración tributaria quedará en firme, si dentro de los dos (2) años siguientes a la fecha del vencimiento del plazo para declarar, no se ha notificado requerimiento especial. Cuando la declaración inicial se haya presentado en forma extemporánea, los dos años se contarán a partir de la fecha de presentación de la misma.

La declaración tributaria que presente un saldo a favor del contribuyente o responsable, quedará en firme si dos (2) años después de la fecha de presentación de la solicitud de devolución o compensación, no se ha notificado requerimiento especial.

También quedará en firme la declaración tributaria, si vencido el término para practicar la liquidación de revisión, ésta no se notificó.

Vemos que la regla general de los dos años tiene dos excepciones claramente contempladas por la norma:

  1. Cuando la declaración se presenta extemporáneamente.
  2. Cuando hay un saldo a favor que se solita en devolución o compensación

En nuestro supuesto, el saldo a favor no fue devuelto ni compensado, sólo fue imputado, y como la imputación no está contemplada dentro de las excepciones del artículo 714 ni se puede asimilar a una devolución o compensación, se ha de concluir que la firmeza de la declaración no sufrirá ninguna modificación por cuanto se seguirá aplicando la regla general de los dos años contados a partir del vencimiento del plazo para declarar.

En algún momento el gobierno mediante decreto, intentó que la imputación de un saldo a favor tuviera el mismo efecto en la firmeza de las declaraciones tributarias que la devolución o compensación, intento que quedó plasmado en el parágrafo 2 del artículo 13 del decreto 1000 de 1997 que dijo:

Cuando se impute el saldo a favor del período anterior, la declaración tributaria que presente el saldo a favor quedará en firme si dos años después de la fecha de presentación de la declaración en la cual se imputó dicho saldo, no se ha notificado requerimiento especial, de conformidad con lo establecido en los artículos 705 y 705-1 del Estatuto Tributario.

Sin embargo, el Consejo de estado mediante sentencia de febrero 11 de 2000 Expediente  9629 declaró la nulidad de dicho parágrafo por desbordar la norma superior.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.