Fondo de cobertura

Un fondo de cobertura (traducido del inglés, "hedge fund") o "instrumento de inversión alternativa" es un instrumento de inversión. Qué es un fondo de cobertura resulta difícil de definir, por lo que normalmente el concepto se explica enumerando las características de este instrumento financiero. Se trata de instrumentos de inversión colectiva organizados de forma privada. Generalmente se encargan de su gestión las gestoras de fondos o los bancos de inversión. Por lo demás, buscan rendimientos absolutos, por lo que sus técnicas de inversión no están permitidas para los fondos tradicionales. Por otra parte, apenas están regulados y apenas tienen obligaciones de información.

El papel que juegan los fondos de cobertura es fundamental en la mayoría de las crisis financieras acaecidas desde los noventa del siglo XX. En efecto, el modo en el que funcionan los fondos de cobertura es el siguiente: con el dinero de varios inversores, que son quienes crean el fondo, se compra algún producto financiero, cualquiera de ellos. Una vez el dinero se revaloriza, el fondo le devuelve la inversión inicial a sus propietarios, más los intereses correspondientes. El banco o gestora que ha llevado a cabo la operación, se lleva su comisión, bastante importante generalmente. Este tipo de actividades financieras es el que suele estar detrás de las crisis financieras que se vienen experimentando desde los 90. Así, existe el caso de George Soros quien a través de su fondo de cobertura consiguió hacer caer la libra.

Para ver gráficamente cómo funciona un fondo de cobertura, examinemos cómo Soros hundió la libra. Lo primero que hizo fue pedir un préstamo por 15.000 millones de libras (obviamente, George Soros es un gran inversor). Después compró con ellas dólares americanos. Después, llamó a los medios de comunicación, para informarles de que en su opinión la libra iba a caer. Después el mismo vendió las libras que tenía, por lo que reforzó su propia opinión. Y así provocó el miedo entre aquellos que habían invertido en libras esterlinas, quienes se pusieron a vender como locos. Y así, el Gobierno británico no pudo evitar la caída de la libra. Y ahora que la libra ya había perdido valor, Soros compró nuevamente 15.000 millones de libras y las devolvió. Eso sí, estos 15.000 millones que compró valían muchos menos dólares que los 15.000 millones que pidió prestados.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.