Fundación que se dedica a la enseñanza para el trabajo y desarrollo humano no podrá pertenecer al régimen especial

Sea lo primero clarificar, que el régimen especial – del impuesto sobre la renta – se encuentra consagrado en el Título V del Libro I del Estatuto Tributario (es decir artículos 356 a 364), y que las entidades sometidas a dicho tratamiento preferente son las señaladas en el artículo 19 del E.T.; así mismo, conviene precisar que la reglamentación de dicho régimen se encuentra contenida en el decreto 4400 de 2004 (modificado por el decreto 640 de 2005).

En ese orden, es debido traer a colación que conforme al mencionado artículo 19 pertenecen al régimen tributario especial:

“(…)

Las corporaciones, fundaciones y asociaciones sin ánimo de lucro, con excepción de las contempladas en el artículo 23 de este Estatuto, para lo cual deben cumplir las siguientes condiciones:

a) Que el objeto social principal y recursos estén destinados a actividades de salud, deporte, educación formal, cultural, investigación científica o tecnológica, ecológica, protección ambiental, o a programas de desarrollo social;

b) Que dichas actividades sean de interés general, y

c) Que sus excedentes sean reinvertidos totalmente en la actividad de su objeto social.

Nótese entonces, y concordante con el título propuesto, que de una simple inspección normativa habría de concluir que la fundación dedicada a la educación para el trabajo y desarrollo humano (antes educación no formal), no quedará sometida al régimen especial del impuestos sobre la renta.

Y desde el punto de vista del orden técnico, habrá de recordarse que por referirse, ese artículo 19, a un “régimen de carácter excepcional su aplicación es restrictiva y no es dable su interpretación analógica, pues en materia tributaria toda disposición que contemple tratamientos impositivos de beneficio, al ser una alteración al régimen general de los tributos son taxativas, de aplicación restrictiva a los hechos y situaciones previstos en la ley”.  Concepto 1799 de enero 22 de 2015

Si bien, es evidente y no controvertible la expuesta conclusión, es de aprovechar la referencia a este régimen especial para denotar una visible circunstancia de “desarticulación” normativa, al interior de ese tratamiento excepcional.

A esta instancia, es del caso clarificar que de conformidad con el artículo 358 del E.T. el beneficio o excedente neto  – de las entidades del régimen especial – podrá estar exento del impuesto sobre la renta, en la medida –  y entre otras condiciones – que el objeto social  corresponda a actividades de “de salud, educación, cultura, deporte aficionado, investigación científica y tecnológica o a programas de desarrollo social, siempre y cuando las mismas sean de interés general y que a ellas tenga acceso la comunidad”.

Se advierte claramente, entonces, que mientras en el artículo 19 del E.T. se hace referencia a “educación formal”, en el texto del artículo 358 del mismo estatuto se habla de “educación” de manera general.

Es decir, la incongruencia normativa radica en que para lograr la exención del beneficio neto bastará que la entidad, del régimen especial, desarrolle como objeto social la actividad de “educación”; entre tanto, que la entidad que considere acogerse a ese régimen deberá dedicarse a la actividad de “educación formal”.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.