Importancia de la declaración exacta sobre el estado del riesgo en el contrato de seguro

Dentro de las obligaciones del tomador de un seguro se encuentra la de declarar el estado del riesgo al momento de suscribir el contrato, para ello debe declarar los hechos o circunstancias  que determinan su estado, para cumplir con esta obligación el tomador no debe incurrir en inexactitudes ni en reticencia; la declaración exacta o sincera del estado del riesgo es de vital importancia en la celebración de un contrato de seguro.

¿Qué pasa si el tomador del seguro realiza una declaración inexacta o reticente sobre los hechos y circunstancias que determinan el estado del riesgo?

Las consecuencias de la reticencia o inexactitud de la declaración del estado del riesgo por el tomador dependen de las siguientes situaciones; por un lado si se ha suministrado un cuestionario por parte del asegurador, si el tomador del seguro declara de manera inexacta el estado del riesgo, del tal manera, que si dicha circunstancia hubiera sido de conocimiento del asegurador este habría decidido no celebrar el contrato o hubiere estipulado condiciones más onerosas, se genera la nulidad relativa del contrato de seguro.

Por otro lado, si la declaración del tomador no se hace en virtud de un cuestionario propuesto por el asegurador  la reticencia o inexactitud producen el mismo efecto, es decir, nulidad relativa del contrato, cuando la inexactitud se refiera a hechos o circunstancias que impliquen agravación objetiva del estado del riesgo.

También puede darse el caso en que la inexactitud o reticencia del tomador en cuanto al estado del riesgo,  provenga de un error incúmplale de este, en cuya situación el contrato no será nulo, pero si ocurre el siniestro el asegurador solo estará obligado a pagar un porcentaje de la prestación asegurada de acuerdo a lo preceptuado por el inciso tercero del artículo 1058 del código de comercio, el cual señala lo siguiente:

“Si la inexactitud o la reticencia provienen de error inculpable del tomador, el contrato no será nulo, pero el asegurador sólo estará obligado, en caso de siniestro, a pagar un porcentaje de la prestación asegurada equivalente al que la tarifa o la prima estipulada en el contrato represente respecto de la tarifa o la prima adecuada al verdadero estado del riesgo, excepto lo previsto en el artículo 1160”. 

La importancia en la exactitud o no reticencia en la declaración del estado del riesgo del tomador al asegurador,  radica en evitar la nulidad del contrato y evitar posible responsabilidad del tomador, respecto a los perjuicios que esta situación pueda causar al asegurador.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.