Impuesto sobre la renta, CREE e impuesto a la riqueza

Es de recordar, y en relación con el impuesto sobre la renta, que en ausencia de ingresos ha de sujetarse a la renta presuntiva de que trata el artículo 188 del E.T., para cuyo efecto ha de entenderse que la renta líquida no podrá ser inferior al 3% del patrimonio líquido del año gravable inmediatamente anterior.

En ese mismo orden, ha de anotarse que al patrimonio líquido – base de la renta presuntiva – habrá de detraérsele el valor patrimonial neto o bruto de los bienes indicados en el artículo 189 del E.T.; a manera de ejemplo, y para el caso propuesto, conviene enunciarse la posibilidad de disminución – de ese patrimonio líquido – con “el valor patrimonial neto de los aportes y acciones poseídos en sociedades nacionales”.

Ahora bien, no existiendo ingresos y estando representado la totalidad del patrimonio líquido en acciones poseídas en sociedad nacionales, habría de colegir la no determinación de impuesto a cargo; ello toda vez, que no habrían ingresos ni renta presuntiva a la cual aplicar la respectiva tarifa del impuesto sobre la renta.

Al respecto, la Administración Tributaria en su concepto 21725 de julio de 2015 manifiesta que “el artículo 189 ibidem consagra los conceptos que se pueden detraer para determinar la renta presuntiva, de tal suerte que una vez realizado este procedimiento el contribuyente podrá establecer si tiene o no base para su liquidación, en caso de resultado negativo, por sustracción de materia no la  liquidará”.

Entratándose del impuesto CREE, ha de recordarse que el artículo 22 de la ley 16 de 2012 dispuso que “(…) Para todos los efectos, la base gravable del CREE no podrá ser inferior al 3% del patrimonio líquido del contribuyente en el último día del año gravable inmediatamente anterior de conformidad con lo previsto en los artículos 189 y 193 del Estatuto Tributario“.  (Resaltado por fuera del texto)

Nótese, como la mencionada ley contempla el mismo proceso de depuración de la renta presuntiva (del impuestos de renta) para la obtención de la base gravable mínima del impuesto CREE; y en ese orden, entonces, serían aplicables las conclusiones anteriores que conllevan a la no existencia de impuesto a cargo.

Para el impuesto a la riqueza, y asumiéndose que dicho patrimonio líquido sea superior a $1.000 millones al 1 de enero de 2015, habría de precisarse que el artículo 295-2 del E.T. al referirse a la base gravable del tributo señala que se podrán excluir de la misma “los siguientes bienes:

  1. En el caso de las personas naturales, las primeras 12.200 UVT del valor patrimonial de la casa o apartamento de habitación.
  2. El valor patrimonial neto de las acciones, cuotas o partes de interés en sociedades nacionales poseídas directamente o a través de fiducias mercantiles o fondos de inversión colectiva, fondos de pensiones voluntarias, seguros de pensiones voluntarias o seguros de vida individual determinado conforme a las siguientes reglas: En el caso de acciones, cuotas o partes de interés de sociedades nacionales, poseídas a través de fiducias mercantiles o fondos de inversión colectiva, fondos de pensiones voluntarias, seguros de pensiones voluntarias o seguros de vida individual el valor patrimonial neto a excluir será el equivalente al porcentaje que dichas acciones, cuotas o partes de interés tengan en el total de patrimonio bruto del patrimonio autónomo o del fondo de inversión colectiva, del fondo de pensiones voluntarias, de la entidad aseguradora de vida, según sea el caso, en proporción a la participación del contribuyente.

(…)”.  (Resaltado por fuera del texto)

Se desprendería, para el anterior tributo, que si bien se adquiere la calidad de sujeto pasivo del impuesto, la base gravable sería igual a cero; ello, toda vez que al poder restarse del patrimonio líquido (base gravable  inicial) el valor total de las acciones poseídas en sociedades nacionales (suma igual al mismo patrimonio líquido), el valor de la base gravable final sería cero y, por tanto, no habría monto de impuesto a cargo.

En relación con ese impuesto a la riqueza, el antes mencionado concepto 21725 expresa que “entonces, una vez configurado el hecho generador, el contribuyente deberá liquidar y pagar el impuesto a la riqueza que resulte de aplicar las tarifas una vez depurada la base gravable, así esta base sea inferior a los mil $1.000 millones de pesos, pues lo determinante para establecer si es o no contribuyente es la posesión de riqueza a 1 de enero de 2015, en la cuantía establecida en la norma”.  (Resaltado por fuera del texto)

Finalmente, y si bien para el caso planteado (no ingresos y patrimonio liquido igual acciones en sociedades nacionales), no habría lugar a valor alguno a título de impuesto de renta, CREE e impuesto a la riqueza, no ha de perderse de vista que siendo (la sociedad) responsable de dichos impuestos deberá cumplir con el deber formal de presentar las debidas declaraciones tributarias.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.