Impuesto sobre vehículos automotores por concepto de la contaminación Atmosférica I. ATENCIÓN MOTOCICLISTAS

El actual impuesto Nacional Sobre Vehículos Automotores remplazó el impuesto al Timbre Nacional sobre Vehículos Automotores, el de circulación y tránsito (rodamiento). El artículo 46 de la Ley 99 de 1993, establece que los departamentos pueden transferir un porcentaje hasta del 10% del producto del Impuesto de Timbre a los Vehículos a las Corporaciones Autónomas Regionales como retribución del servicio de reducción del impacto o del control de las emisiones tóxicas o contaminantes del parque automotor. Sin embargo, cuando se unificó el impuesto de Timbre con el de rodamiento, esta renta se dejó de transferir.

El actual impuesto que se le cobra a los vehículos anualmente no incluye ningún componente ambiental. Sin embargo, por concepto del MADS, los vehículos deben pagar no solo por utilizar las vías públicas y deteriorarlas sino también por la contaminación atmosférica que generan y las externalidades negativas en salud y los altos costos en los que incurre el estado por las enfermedades causadas y las muertes asociadas a la contaminación atmosférica.

El actual impuesto a vehículos tiene excepciones para algunas fuentes móviles que generan graves problemas de contaminación, como por ejemplo las motocicletas de bajo cilindraje, los buses y los camiones. En ciudades como Bogotá por ejemplo, las motocicletas independientemente de su cilindraje generan el 21% de las emisiones de Material Particulado (superada esta participación en las emisiones de Material Particulado únicamente por los camiones 33% y buses de transporte público 39%).

Por otra parte, el Impuesto tiene como base gravable el valor comercial del vehículo, lo cual incentiva la tenencia de vehículos viejos que son más contaminantes.

Entendiendo que el actual impuesto a nacional cobrado a los vehículos no tiene un objetivo ambiental sino cobrar a los propietarios de los vehículos por la tenencia del mismo y que esta renta en la mayoría de los municipios es utilizada para el mantenimiento de la red vial y que en este sentido no se gravan motocicletas por ejemplo, es necesario crear un nuevo tributo por concepto de la contaminación atmosférica generada por todas las fuentes móviles (automóviles, taxis, buses camiones, etc.), teniendo en cuenta los graves problemas de contaminación que causan y los altos costos en los que incurre anualmente el país por este concepto.

Con lo anterior se puede concluir, que sin duda tener un vehículo de transporte indistintamente de su cilindraje o tipo, tendrá necesariamente un aumento en el precio, debido a que  posiblemente se diseñe este impuesto como instrumento para detener la emisión de gases contaminantes. Sin duda, por un lado están los motociclistas de bajo cilindraje quienes serían los más afectados, y por otro los buses quienes sin duda requieren una medida como esta para que salgan del mercado definitivamente y renueven sus vehículos por unos más amigables con el medio ambiente.

En la próxima entrega analizaremos lo que sería el diseño completo del tributo.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.