Inafectabilidad absoluta de las cuentas de ahorro pensionales por obligaciones pendientes de pago y embargos

Trayendo a referencia que en desarrollo de las Leyes 700 de 2001,  952 de 2005 y 1328 de 2009, en cuanto que todas las entidades bancarias están obligadas a ofrecer a los pensionados cuentas de ahorro libres  de cobros por talonarios o libretas, para la consignación y manejo de sus mesadas pensionales, no obstante a la nula publicidad de las mismas ante el cero margen de rentabilidad, hemos tenido noticia de la asociación de un fenómeno propio de las denominadas cuentas de nómina, que inescrupulosamente la inmensa mayoría de empleadores constriñen a sus trabajadores a abrir en determinadas entidades que a cambio compensan a ciertos niveles de gerencia con excelentes beneficios no trasladables a sus asalariados.

Haciendo memoria, hemos tenido la siempre corta oportunidad de precisar que las cuentas de nómina constituyen un peligro encubierto para los trabajadores, pues el dinero destinado para pagar el salario, en el momento que se transfiere al banco, deja de ser nomina para convertirse en un simple deposito ordinario, susceptible de ser 100% automáticamente compensado por obligaciones anteriores insolutas que tenga el trabajador, sin siquiera mediar orden  judicial, de tal forma que hemos tenido que adelantar fuertes acciones administrativas y judiciales no solo para obligar al empleador a que sin represalias modifique la forma de pago, sino para proteger el pago del trabajador.

Y es que este peligro ahora se estaría trasladando hacia las Cuentas de Ahorro Pensional, ampliando el espectro en cuanto que sin importar la denominación de la cuenta, los dineros en ellas depositados, al entrar al portafolio de productos financieros, dejaron de constituir pago de pensión para tornarse depósitos ordinarios, y en consecuencia, de una parte reactivar créditos castigados o no, para cruzar con los respectivos saldos a favor del pensionado, al tiempo que de otra, hacer efectivas órdenes judiciales bajo el pobre criterio que estas cuentas, al no ser típicas de ahorro,  no están protegidas por los límites de inembargabilidad fijados en  los Decretos 2349 de 1965 y 564 de 1996.

Al efecto, la Sala de Revisión de Tutelas de la  Corte Constitucional, tuvo oportunidad de pronunciarse en la Sentencia T-557 de 2015, determinando que los dineros consignados en Cuentas de Ahorro Pensional, por el solo hecho de ingresar al portafolio de productos financieros del banco, no pierden su carácter de pago de pensión, toda vez que:

“…En relación con la pensión de vejez, diferentes salas de revisión han sostenido que tienen como fin primordial garantizar al trabajador, una vez transcurrido un cierto lapso en la prestación de los servicios personales y alcanzado el tope de edad que la ley define, el acceso a unos ingresos sistemáticos y regulares que le permitan su digna subsistencia y la de su núcleo familiar, durante una etapa de la vida en que, cumplido ya el deber social en que consiste el trabajo y disminuida su fuerza laboral, requiere una compensación por sus esfuerzos y la razonable diferencia de trato que amerita la vejez…”

Por lo que reiterando la jurisprudencia sentada en la Sentencia T-183 de 1996:

“…Se trata de dineros que, si bien hacen parte del patrimonio del beneficiario de la pensión, no constituyen prenda común de los acreedores de aquél, pues gozan de la garantía de inembargabilidad, plasmada como regla general y vinculante, con las excepciones legales, que son de interpretación y aplicación restrictiva…”

Con lo que, estando los dineros consignados en Cuenta de Ahorro Pensional, estos tienen una destinación constitucional específica y al no constituir depósitos bancarios ordinarios, no pueden ser compensados por deudas con la entidad financiera, como tampoco afectados por ninguna orden judicial o coactiva, por más ambigua o general que sea comunicada, reiterándose que las pensiones podrán, ser embargadas hasta en un 50% únicamente por Cooperativas y Obligaciones alimenticias, en cuyo caso, la orden de embargo será entregada al administrador del fondo de pensiones, pero no, al banco que maneje las cuentas de ahorro pensional, que deberá indicar al juzgado remitente su imposibilidad de acatamiento.

Puede consultarse el texto completo de la Sentencia T-557 de 2015 en este link.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.