Indebida notificación del título ejecutivo que soporta el mandamiento de pago puede ser alegada en las excepciones contra el mismo

La indebida notificación del título ejecutivo que ha servido como soporte para proferir un mandamiento de pago, puede ser alegada como una excepción contra el mandamiento de pago, más específicamente la contenida en el numeral 3 del artículo 831 del estatuto tributario, es decir, la falta de ejecutoria del título valor.

Recordemos que el artículo 828 del estatuto tributario señala los documentos que prestan mérito ejecutivo, como las liquidaciones privadas, las liquidaciones oficiales, etc., documentos que naturalmente deben estar debidamente ejecutoriados para que tengan la fuerza legal para soportar  el mandamiento de pago.

De modo que si ese título ejecutivo, por ejemplo una liquidación oficial de aforo, no es notificada conforme lo exige la ley, esa irregularidad puede ser alegada en las excepciones que se pueden interponer contra el mandamiento de pago, en el sentido de que el la liquidación de aforo no está ejecutoriada en razón a la falta de notificación, por lo que procede la excepción “falta de ejecutoría del título”.

La sección cuarta del Consejo de estado en sentencia 17460 del 25 de marzo de 2010, manifestó lo siguiente:

Por lo anterior, la Sala   ha indicado que al plantear la excepción de falta de ejecutoria del título ejecutivo , “el ejecutado puede cuestionar la falta de notificación del título de cobro, pues, se insiste, para que el acto tenga vocación de ejecutoria y sea exigible debe producir efectos jurídicos, lo cual sólo ocurre cuando se da a conocer al interesado mediante las formas de notificación previstas en la ley”.

Por consiguiente, contrario a lo alegado por la DIAN, resulta procedente que, dentro del proceso de cobro, el administrado discuta la notificación del título ejecutivo con el fin de desvirtuar la ejecutoriedad del acto que sirve de sustento al mandamiento de pago.

(…)

Por consiguiente, esta Corporación advierte que se vulneró el derecho de defensa invocado por la demandante, porque no pudo conocer la Resolución Sanción. La anterior situación impidió a la demandante interponer los recursos procedentes contra el acto sancionatorio, lo que deja sin sustento el argumento de la DIAN, según el cual, el acto quedó ejecutoriado y en firme porque no fue impugnado.

En consecuencia, quedó demostrado que la demandante no conoció el acto sancionatorio porque la Resolución Sanción no fue debidamente notificada y, por tanto, no pudo quedar ejecutoriada.

En tales condiciones, la Resolución Sanción 300642000000093 de 10 de noviembre del 2000, no constituye título idóneo para ser exigible a través del proceso administrativo de cobro coactivo y, por ello, resulta procedente la excepción de falta de ejecutoria del título, como lo decidió el Tribunal al declarar la nulidad de los actos administrativos acusados en este proceso por la demandante.

No es que la indebida notificación del título ejecutivo que soporta el mandamiento de pago sea por sí mismo una excepción adicional a las que considera el artículo 831 del estatuto tributario, sino que la indebida notificación tiene la capacidad de configurar la excepción “falta de ejecutoria del título”, que si está expresamente señalada en el artículo 831 del estatuto tributario.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.